Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz
06 de junio de 2017

Las elecciones del domingo 4 de julio no fueron un desastre para la alianza que llevó a Miguel Ángel Yunes Linares a la gubernatura. El saldo de la alianza PAN-PRD finalmente fue positivo, 113 alcaldías de las 212 disputadas; curiosamente muchas de estas en las zonas serranas. En el conteo del Programa de Resultados Electorales Preliminares llama la atención que todos los “Ixhuatlanes” se le quedaron a la alianza PAN-PRD y todos por una copiosa votación; lo mismo que en los tiempos del PRI. El corredor de Veracruz, Boca del Río y Medellín de Bravo se lo quedó el PAN-PRD, no así Orizaba, aunque se quedó con Córdoba y Ciudad Mendoza. En el sur perdieron Las Choapas, Minatitlán y Coatzacoalcos. En el norte no obtuvieron Poza Rica, pero se quedaron con Papantla, Tuxpan y Pánuco.

El PAN-PRD operó duro el día de la votación, militantes, taxistas, líderes de colonias estuvieron coaccionando el voto a favor de los candidatos de la alianza del cambio que sigue. Algunos operadores fueron descubiertos antes, otros el mismo día de la elección. Ahí están los taxistas en Xalapa, que descaradamente tomaron la calle de Victoria y el estacionamiento de un hotel donde se pusieron a operar el mismo día de la elección. Ahí descubrimos al “Chucky”, líder de taxistas que el 1º de mayo se alineó con el gobierno de Yunes Linares y el día de la elección ya comandaba un operativo.

La elección no fue nada limpia, no hubo diferencia con las anteriores. En Soconusco intentaron secuestra al candidato de Movimiento Ciudadano, quien hasta la mañana del lunes llevaba ventaja sobre los candidatos de la alianza PAN-PRD encabezada por los hermanos Baruch Custodio. El candidato a la alcaldía de Chicontepec por Morena fue secuestrado durante toda la jornada electoral y lo regresaron todo golpeado. Sí, golpearon gente, balacearon casas, compraron votos, regalaron despensas. Todavía al final de la jornada, en Emiliano Zapata, en el conteo del PREP, descaradamente le quitaron votos a Morena, todo con tal de hacer ganar a Daniel Baizabal de la alianza PAN-PRD. Finalmente, no lo consiguieron, pero los votos se los tienen que devolver a Jorge Mier de Morena, quien a pesar de tanto voto comprado salió triunfador.

Poco a poco el PAN-PRD se está convirtiendo en el PRI, con las mismas prácticas, las mismas gentes, la misma intimidación, la misma coacción. En cuanto a elecciones no hubo cambio en Veracruz, como no lo hubo en todo el país. Se sigue comprando votos, se sigue intimidando gente, se sigue coaccionando con programas sociales, se sigue engañando, se sigue utilizando al árbitro electoral para lograr objetivos aviesos. Entonces, ¿dónde está el cambio? En las elecciones no lo hubo ni lo habrá. Los que se dedican a la política saben que jugar limpio en una elección, en cualquier estado del país, significa ceder el poder al adversario. Por ello no le pidamos peras al olmo, porque sabemos que nunca nos va a dar.

Xalapa ya no es Veracruz

Otra vez, Xalapa ya no es parte de Veracruz. La manera de pensar de los xalapeños difiere mucho de la manera de pensar del resto de los veracruzanos. Algo así sucedió en el entonces Distrito Federal, que distinguió su voto del resto del país. El DF se convirtió en el baluarte de la izquierda en el país. Lo mismo está pasando en Xalapa y las ciudades grandes de nuestro estado están tomando su ejemplo. Se esperaba más de Morena, pero fueron varios factores los que descarrilaron un tren que iba por todo. Los videos de Eva Cadena perjudicaron mucho en las zonas del sur y en las serranas; los malos candidatos avalados por Manuel Huerta, el dirigente estatal, quien después de los resultados debería pensar en su renuncia.

Pero lo más grave de todo, y lo que los lopezobradoristas habrán de reprochar, es que las malas decisiones de unos pocos, ponen en riesgo la posible llegada de López Obrador a la presidencia de México. Hipólito Rodríguez gana en Xalapa, más del 42% de los electores le dio el triunfo, y esto es de gran mérito cuando advertimos que había 10 candidatos. En Xalapa no hubo casilla donde Morena no ganara. ¿Quiénes perdieron? Los hermanos de Ana Miriam Ferráez, quienes ya se veían haciendo los grandes negocios en la capital veracruzana.

Quienes también perdieron todo fueron los priistas, esto a pesar de los gritos de triunfo del bufón Enrique Ochoa, líder nacional del PRI, quien también tiene que irse. El PRI en Veracruz requiere de otra forma de liderazgo. Por cierto, Lorena Martínez ya debería estar haciendo sus maletas; esto es lo que quería con tanta intriga y prepotencia.

aortiz52@nullhotmail.com