Es bien sabido de quienes actúan en política que no pocos obstaculizan la labor del adversario para hacerlo quedar mal ante la ciudadanía, sin importar que con sus acciones la población se vea afectada; les importa detener al contrario, lo demás es lo de menos. Un caso de esa naturaleza lo sufren los habitantes de la ciudad de México, cuyo gobierno encabezado por Mancera, construye la Línea 7 del Metrobús sobre la Avenida Reforma, ahora eventualmente detenida porque un Juez la detuvo dizque atendiendo una demanda del INAH, lo cual es falso porque este Instituto validó el proyecto. Políticamente está en juego el relevo del gobierno en esa megalópolis, por lo que MORENA le opone resistencias a Miguel Ángel Mancera, lo cual nada tendría de negativo en el rejuego político, pero en este caso lesiona el bienestar de la población a la que ofrece beneficios si llega a gobernarlos.