Andrés Manuel López Obrador proclama que “no aceptaremos el resultado” de la votación en el Estado de México, a la vez que solicita la anulación de cinco distritos electorales pues de esa manera su candidata, Delfina Gómez, ganará la elección. Así de simple.