Xalapa- 2017-06-2315:02:20- Rosalinda Morales / En Veracruz crecieron los homicidios un 93 por ciento en relación con 2016, el secuestro un 44 por ciento y la extorsión se disparó un 243 por ciento expuso Santiago Roel, de Semáforo Delictivo.

Dijo que esto se da en medio del cambio de gobierno, donde cárteles del crimen organizado “atacan al gobierno de Veracruz, porque creen que al combatir el crimen se está apoyando al cártel rival, y el cártel rival cree lo mismo y se dispara la violencia”,

El disparo de la violencia en Veracruz, señaló Santiago Roel, “tiene que ver con que los cárteles están compitiendo por la plaza, interpretan la intervención del gobierno (veracruzano), como una acción en contra del cártel rival, entonces ejecutan a los policías; los pobres policías municipales, estatales, están sufriendo por toda esta guerra”.

En cifras se conoce que Veracruz, junto con Tamaulipas, Tabasco, Quintana Roo, Michoacán, Baja California sur y norte, es uno de los estados con mayores problemas de inseguridad, lo cual se deriva del mercado negro de drogas, señala Santiago Roel, fundador de la iniciativa ciudadana Semáforo Delictivo.

Veracruz ha tenido un mal año con el cambio de gobierno, pues el homicidio ha subido un 93% en relación con el 2016, el secuestro ha subido un 44%, la extorsión un 243%, el robo a vehículo un 21%, el robo a casa un 25%, el robo a negocio un 177%, las lesiones dolosas un 44% y la violación un 268 por ciento.

TODO PARTE DEL FRACASO DEL PLAN MÉRIDA

Citó Roel, que todo esto es parte de una falla “del Plan Mérida, implementado por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) en México, para combatir el mercado negro de las drogas, que si bien no es el único negocio delictivo en el país, porque existen mafias de robo de combustible, trata y tráfico de personas, si es el más importante negocio que no se puede combatir con policías, ellos mueren en esta lucha, deben haber ya una regulación de las drogas en el país”, subrayó el especialista en temas de seguridad.

“Que nos importe a México, la idea del Plan Mérida, es descabezar a los carteles y descabezar y extraditar a los capos, por eso han crecido de forma exponencial los homicidios en México. Hemos llegado a tener 20 homicidios por cada 100 mil habitantes. Desde que inició en 2008 el Plan Mérida, se fue para arriba, exponencialmente, se triplicó la cifra de homicidios. Antes del Plan, teníamos dos o tres carteles en todo el país, ahora hay una cantidad de que ya no sabemos ni cuántos son”, citó en entrevista telefónica.

Dijo que se hace una guerra y se produce la atomización de los carteles y una “competencia feroz entre ellos, con plata o plomo van controlando a la autoridad”.

¿CUÁL SERÍA LA SOLUCIÓN?

A nivel nacional, observó Santiago Roel, la solución es “defender los intereses de México, no los de Estados Unidos, mucho menos los de la DEA, ellos no siguen esta política en su país, ellos no se van contra las mafias, ellos atacan por abajo y por encima, les preocupa que no haya violencia, no que se vendan las drogas, son el principal consumidor de drogas en el mundo. Administran el problema, la policía combate la violencia no el narcotráfico. Pero a México le imponen este plan, y el gobierno mexicano está creando más violencia”.

El director general de Semáforo Delictivo observó que la urge “regular el cultivo de la amapola con fines médicos, para uso de medicamentos, actualmente se importa morfina, porque Estados Unidos, no nos deja ser un productor de medicamentos derivado de la amapola. México es el tercer productor de amapola, pero es ilegal, y la procesan en otros países, vamos a quitarle el negocio, este mercado negro a otros países y así daremos oportunidades a México y le daremos la oportunidad a policías a combatir otros crímenes”.

Añadió que una vez que colapsan a la autoridad los cárteles de las drogas, se extienden a otros delitos, como las mafias de trata y tráfico de personas, y robo de combustible. A Juicio del especialista Santiago Roel, si se combate el mercado negro de las drogas, se controlaría el mercado ilegal de trata de personas y robo de combustible.

“Al mercado negro de las drogas lo controlas no con policías, sino con leyes”, concluyó.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO