Al margen de los motivos que hayan inducido a la diputada Cintya Lobato para denunciar el mal uso de la partida destinada a Actividades Legislativas, el también diputado Sergio Hernández está obligado a transparentar el destino del recurso público a su disposición. No importa si el reglamento interno de la Cámara permite el uso discrecional de ese dinero, producto del esfuerzo de los veracruzanos y por tal motivo su aplicación debe ser transparente, sin subterfugios legaloides, porque para evitar esa degradación política Veracruz votó por la alternancia, y no por más de lo mismo.