Lograron los profesores su propósito de que el argentino Raúl Pessah Micha, fuera destituido como director de Educación Indígena del Estado. Aparte de la ignominia de designar para un área tan sensible a un extranjero (¿de quién sería tamaña ocurrencia?), parece que el paisano del sencillito Maradona no logró conectar con el sector a cuyo cargo estaba.

Pero no sólo Pessah Micha ha logrado que el gobierno yunista eleve las piernas ante la protesta indignada de los profes. Éstos tienen ahora en la mira a la licenciada en Educación, María Elizabeth Carrasco Ponce, directora general de Educación Primaria Federalizada.

Nada grave. Sólo la acusan de prepotente, autoritaria, impreparada y de no resolver los problemas.

¡Exagerados! Deben recordar que esas majaderías que la novata funcionaria les aplica son instrucciones del titular de la Secretaría de Educación, Enrique Pérez Rodríguez, quien de esa manera pretende minar los liderazgos sindicales.