Perfilando
Por Iván Calderón
15 de junio de 2017

  Después del histórico triunfo para la alianza PAN-PRD en Veracruz, donde se ganaron más de 100 alcaldías, vendrá la verdadera prueba de fuego para el actual gobernador Miguel Ángel Yunes Linares: su propia sucesión.

  El de Soledad de Doblado, sin duda alguna será factor en la transmisión de poderes de su mandato. Y con lo anterior, las posibilidades del alcalde de Boca del Río crecen a pasos agigantados.

  En el tema de la elección de estado del 2018 se pudiera decir de todo y hablar hasta de un claro nepotismo.

  La neta.

  Sin embargo, es el propio hijo del mandatario veracruzano, quien ha construido su proyecto con bases sólidas y tangibles, convirtiéndolo en una carta fuerte para el panismo jarocho con miras a lo que pudiera venir.

  Bragado y entrón, “el chiqui” como lo conocen, ha logrado posicionar su imagen a lo largo y ancho de la entidad y lejos de las acusaciones monárquicas, este personaje ha ganado presencia mediática, además de tener y demostrar experiencia política y administrativa, colocando en dos ocasiones al municipio de Boca del Río en el ojo del país.

  De esta manera, en el próximo proceso donde se elegirá nuevamente a un mandatario, a los senadores, diputados locales, federales y un presidente de la República, dentro del Acción Nacional con una fila de importantes activos, Miguel Ángel Yunes Márquez se encamina en ser una de las opciones naturales de su partido.

  El primer edil boqueño, así como el actual jefe de las instituciones del estado y el alcalde electo del puerto de Veracruz, Fernando Yunes, con claras libertades se han convertido en una piedra en el zapato para el movimiento de López Obrador, logrando entrar en los ánimos de los encumbrados panistas nacionales y hasta de los priistas del altiplano, quienes aun con intereses encontrados, a toda costa intentarán detener el avance de MORENA en tierras veracruzanas.

  Sabedores de lo anterior, el grupo político de Boca con gran seriedad en su papel de gobierno, edifica y organiza con tiempo el futuro inmediato de los siguientes comicios, que serán fundamentales en la supervivencia del azul y hasta del amarillo en Veracruz.

   Las posibilidades de Yunes Márquez serán las mismas que se fabriquen en estos cortos meses, ya que incluso hasta el ex senador y ahora presidente municipal electo del puerto, también es visto como una seria opción.

  Pero para lo que lo anterior suceda, es el propio Yunes Linares es quién debe de asumir su papel de Gobernador y dejar que atrás los shows mediáticos anti Duartismo.

  Y es que aún no se sabe hasta cuándo le funcionará a Miguel Ángel la muletilla del gobierno anterior, ya que aunque existen resultados, no son los esperados.

  En fin, diría Reyes Heroles “flotar, no es gobernar”

  Ya veremos qué es lo que pasa.

@IvanKalderon

ivancalderonflores@nulloutlook.com