Esa declaración del senador Manuel Bartlet (ex priista, ex perredista, ex petista y ahora morenista), asegurando que la elección presidencial de 1988 Salinas de Gortari no las ganó por lo que este tuvo que aliarse con el PAN resultan innecesarias y políticamente contraproducentes para la causa de López Obrador, de la que ahora es fiel seguidor, de la misma manera en que lo fue del PRI en sus dorados momentos. Bartlett señala que Salinas no ganó esa elección, pero tampoco asegura que el vencedor fuera Cuauhtémoc Cárdenas, quien ahora le sugiere que diga “todo lo que sabe, me parece que en el cargo que tenía en 1988 tenía que estar enterado de cómo se hicieron muchas cosas”. Eso sí, históricamente sería correcto que Bartlett contará ese cuento.