Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz
19 de julio de 2017

¿Qué es lo que está pasando en la Procuraduría General de la República? ¿Acaso sus fiscales son pasantes de la carrera? ¿No debería la PGR tener a los mejores abogados para sustentar todos sus casos? Para nosotros no cabe duda que Javier Duarte es el ladrón más desalmado que ha pasado por la función pública en Veracruz, pero la responsabilidad de las autoridades está en discernir, explicar y comprobar que vías utilizó Javier Duarte para agenciarse miles de millones de pesos. ¡Es que acaso existe el crimen perfecto! Es obvio que se desvió dinero, es obvio que las empresas fachada, como ellos las llaman tienen mucho que ver en la manera como se desvió ese dinero; es cierto que están los prestanombres y los manejos financieros que pretendían lavar ese dinero. En algún lugar está el hilo de la madeja, por favor, encuéntrenlo y sigan la pista. Aunque si no lo hicieron en todos estos meses, desde octubre, en que Duarte se dio a la fuga, entonces va a estar difícil que para dentro de unos días, que es la segunda audiencia, logren descifrar algo. Señores de la PGR, no es posible que Javier Duarte sea más listo que ustedes, claro que si de lo que se trata es hacerse pendejos, pues lo están haciendo muy bien.

La suspensión provisional de las órdenes de aprehensión no eximen a Duarte de presentarse ante un juez; otra vez show mediático de los apologistas de Duarte

Se ha hecho mucho circo mediático alrededor de la determinación de un juez federal que concedió la suspensión provisional a dos órdenes de aprehensión en contra de Javier Duarte por parte de las autoridades veracruzanas. En estos comentarios ha cundido la ignorancia y no ha faltado quien asegure que por esta razón Duarte saldrá libre y la justicia en Veracruz no lo alcanzará. Para empezar muchos han omitido el hecho de que sólo es una suspensión provisional, una vez que el juez tenga los documentos de la acusación determinará si esta suspensión es o no definitiva. Pero aún si la suspensión llegase a ser definitiva, el imputado tiene la obligación de comparecer dentro del plazo de tres días ante el Juez de la causa. Por supuesto el juez de la causa es el que determinará si le dicta o no la formal prisión a Javier Duarte. Y es que como señala la Suprema Corte de Justicia, la suspensión provisional o definitiva de una orden de aprehensión como “medida cautelar no puede constituir un impedimento para la continuación del procedimiento, ni convertirse en instrumento que posibilite al quejoso la sustracción a la acción de la justicia”. Ah, pero los apologistas de Duarte, los melancólicos del duartismo ya quisieran ver a su prócer en libertad.

El secretario de Salud, José Narro, reclama 650 millones que se desviaron; ¿sabrá Nemi Dib sobre esto?

Por si le falta material a la PGR para encarcelar a Javier Duarte, ahí están las 23 denuncias que interpusiera el secretario de Salud, José Narro, en contra del exgobernador. Narro señaló que Javier Duarte tendrá que comprobar a dónde fueron a parar 650 millones de pesos que se desviaron del Sector Salud. A Narro no le cabe duda que ese dinero se desvió y se utilizó para otras cosas: “la gente por supuesto tiene un gran dolor, cuando se desvían recursos públicos, cuando no se utilizan para lo que son, son un acto desdeñable, pero cuando además se trata del área de la salud, esto es todavía más duro y sensible y provoca más molestia, más encono, más irritación con absoluta razón”. Pues más desdeñable va a ser que estas 23 denuncias también las salve Javier Duarte tan sólo porque los abogados de la PGR no le puedan comprobar culpabilidad. Duarte no puede aparecer de la nada facturas, entregas de medicamentos o de implementos hospitalarios; no puede justificar, así como así esos 650 millones de pesos. Para eso también urge detener a Juan Antonio Nemi Dib, seguro el señor puede dar información sobre dónde fueron a parar parte de esos 650 millones.

aortiz52@nullhotmail.com