Línea Caliente
Por Edgar Hernández
25 de julio de 2017

¡La chichis al aire se ajuareó! 

 

Cuando Nicolás Maquiavelo escribió su grandiosa obra “El Príncipe” sabía que los Médici como todos los grandes reyes de la época mandataban a su pueblo con base en formas diversas y extrañas de ejercer el poder.

Quizá el medievo abría paso a esa configuración de grandes mentes que coincidentemente convergieron en esa etapa, pero de lo que da muestra en su obra es de la forma por demás bárbara de detentar el poder.

Desde entonces, cualquier gobernante que se jacte de serlo habría de tomar un curso intenso y profundo sobre las meditaciones expresadas por Maquiavelo.

Y más cuando cruzamos 12 años en donde Sodoma y Gomorra revivieron en Veracruz con el paso de dos personajes que cuales depredadores saciaban sus depravaciones de todas las formas inimaginables.

Las leyendas de horror cruzaron por pasillos y los entre telones del poder, era sabido que el “gober fogoso” como se le conoció a Fidel Herrera Beltrán, trastocó familias y destinos en lo público y en lo privado por ese gusto depredador de llevar a su lecho a cuanta jovencita o mujer le acomodará, según amanecía el día.

Dicha conducta fue replicada por su sucesor, quien convertido en un Nerón de la región 2.1 orquestaba con la ayuda de sus incondicionales interminables bacanales en donde el consumo de drogas y alcohol eran lo menos, pues si de experimentar nuevas aventuras se trataba no dejaban nada al garete.

Así hoy, la PGR nos informa como este remedo de Casanova satisfizo su ansia demencial de sexo con el recurso de los veracruzanos.

Y es que el que comprará casas, autos, alhajas y demás chingaderas para incluso comprarse jabón chiquito a costillas de 8 millones de veracruzanos, no tiene nombre.

La lista de amantes, soplanucas y animales que compartieron el lecho es por muchos conocida, nadie olvida a Xochitl Tress ahora señalada, Corintia Cruz Oregón, la güerita que se ayuda, de quien se acreditó propiedades inexplicables en su efímero paso por la administración municipal.

A la lista se sumaron muchas más como Zazil Reyes Contreras, Ainara Rementería Coello, Rosy L. A., Aidé R, Natalia Callejas, quien incluso se acredito como tío a Juan Nicolás Callejas Arrollo, entre muchos más, que seguramente con el paso de los meses se conocerán.

De igual modo, sería bueno conocer, si como en los tiempos del gobernador Miguel Alemán Velasco, algunos de sus funcionarios de primer nivel atendían sus bajas pasiones a través de los servicios de una empresa de edecanes que mediante catalogo y a la carta, presentaba el menú de damiselas que por una módica cantidad devaneaba los placeres y deseos más obscuros de estos pseudo políticos.

¿Y las “Reinis”… pues las damas de plástico ahí están, en espera de tiempos mejores porque ¡Viva el Rey, muera el rey!.. Total que tanto es tantito.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo