Xalapa- 2017-07-2414:39:37- Jesús Ruiz/ El ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, ofreció información a la Procuraduría General de la República que resultó de importancia para la vinculación a proceso del ex gobernador, Javier Duarte de Ochoa el sábado pasado.

Meses antes de ser detenido por elementos ministeriales el pasado 3 de febrero, el extitular de la SSP relacionó al exmandatario en el desvío de recursos, al igual que a su esposa Karime Macías.

Otros nombres que vinculó Bermúdez Zurita con la malversación de recursos fue el del actual diputado local del PRI, Juan Manuel del Castillo González, así como el del diputado federal del mismo partido, Antonio Tarek Abdalá, quienes fueron funcionarios en el sexenio pasado.

El ex funcionario igualmente confirmó que Moisés Mansur Cysneiros fue el principal socio de Duarte para concretar el robo al erario.

Incluso Bermúdez Zurita dijo que Duarte les ordenó ayudar a su hermano, Cecil Duarte de Ochoa, para que en acuerdo con Roberto López Santoyo, director de Transporte Público, le dieran 100 concesiones, aunque inicialmente el Ejecutivo requirió 300 permisos para su familiar.

El ex titular de la SSP, quien está preso en el penal de Pacho Viejo por enriquecimiento ilícito, declaró en contra del ex mandatario a finales de 2016, cuando este ya estaba prófugo de la justicia.

La Procuraduría General de la República (PGR) lo entrevistó el 13 de diciembre de 2016, en donde ofreció nombres de quienes participaban en las reuniones para acordar el desvío de recursos estatales.

Apenas el 4 de agosto de 2016, el ex secretario había renunciado a la titularidad de la SSP luego de que se exhibió su fortuna y propiedades en zonas exclusivas de Houston, Texas. Ese día, Duarte de Ochoa aseveró que no metía “las manos al fuego” por su excolaborador.

Dichos datos de prueba se encuentran clasificados dentro del número 5 que integra la carpeta de investigación de la PGR por lavado de dinero y delincuencia organizada contra Duarte, en donde se encuentra la entrevista con Arturo Bermúdez.

De acuerdo con el ex funcionario conoció luego de llegar al cargo de secretario de Seguridad conoció a Moisés Mansur Cysneiros por ser amigo de Javier Duarte y su esposa Karime Macías Tubilla, a quien visitaba cada fin de semana en la capital del Estado y se hospedaba en Casa Veracruz.

Bermúdez indicó que Mansur se presentaba como empresario y que en el 2014, el entonces Tesorero de la Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN), Antonio Tarek Abdalá Saad, le dijo una nueva indicación.

A partir de ese momento todos los programas y recursos del gobierno federal no los iba a recibir la SEFIPLAN sino la SSP, petición directa de Javier Duarte. De la Secretaría de Seguridad Pública el dinero federal se dispersarían a Finanzas y a otros pagos que se le indicarían posteriormente.

Abdalá Saad, actual diputado federal contra quien la Fiscalía General ya presentó una solicitud de desafuero que no procedió en el Congreso de la Unión, le comentó que dicho esquema no era nuevo.

De acuerdo con el extesorero este modelo para manejar los recursos ya se llevaba a cabo en la Secretaría de Salud (SS); en la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca (SEDARPA); y en la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV).

El ex secretario declaró que en su momento se negó a participar. Tarek le mencionó que eran indicaciones del gobernador Javier Duarte, de ahí que Bermúdez Zurita decidió presentar su renuncia al cargo.

El ex titular de la SSP aseveró que después de dicha negativa el entonces mandatario lo dejó de llamar a las reuniones de seguridad y quienes se hicieron cargo de la estrategia en la materia fueron Gerardo Buganza Salmerón, entonces Secretario de Gobierno y Amadeo Flores Espinosa, que estaba a cargo de la ahora extinta Procuraduría General de Justicia (PGJE).

Por esta razón, supuestamente el ex funcionario requirió una audiencia con Duarte, en la que presentó su renuncia pero este le respondió: \”No te vas, llegaste conmigo y te vas conmigo. Atente a las consecuencias\”.

Bermúdez Zurita también mencionó ante la PGR al actual diputado local del PRI, Juan Manuel del Castillo González, entonces Subsecretario de Administración y Finanzas.

Según la declaración del ex secretario de la SSP del Castillo González estaba siendo “presionado\” para pagar a los proveedores que Moisés Mansur Cysneiros le llevaba a SEFIPLAN, ya que tenía dificultades para desviar 600 millones de pesos que se pagaron a empresas fantasma.

Por ello el entonces gobernador lo citó en un departamento de la Torre Pelícano en Boca del Río, donde se tratarían los acuerdos con otros secretarios, especialmente el de las transferencias que no había podido realizar, a donde también citó al extitular de la SSP.

Bermúdez Zurita relató que al llegar al lugar vio distintos cuadros y fotografías de la familia Duarte Macías, y que el gobernador le dijo que era su casa. Que también supo que era dueño de un rancho en Fortín llamado \”El faunito\”, al que acudía antes de la campaña.

Asimismo dio datos de otro domicilio en la avenida Campos Elíseos en Polanco, en la Ciudad de México, donde fue citado en dos ocasiones, lugar en el que había fotos y cuadros del gobernador, quien le dijo que era su departamento.

Finalmente, que en el 2013 el ex mandatario le ordenó que atendiera a su hermano Cecil Duarte de Ochoa, a quien debía darle 300 concesiones de placas de taxis, pero que solo le otorgó, en acuerdo con Roberto López Santoyo, director de Transporte Público, 100 concesiones.

Bermúdez indicó que Karime Macías Tubilla \”encabezó reuniones de gabinete para dar instrucciones a los secretarios e instruir la política de Comunicación Social del gobierno de Veracruz.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO