El Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) no pudo hacerse del gobierno del Estado de México, un triunfo que casi hubiera predefinido los términos de la elección presidencial de 2018  llevando en Caballo de Hacienda a Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México; no fue así y la estrategia sufrió alteraciones. Ahora, debe evitar que la candidatura al gobierno de la Ciudad de México no provoque divisiones internas entre sus filas. La delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, respaldada por los delegados de Tláhuac, Xochimilco y Azcapotzalco, busca esa jefatura de gobierno, y, se afirma, es la favorita de López Obrador, pero tiene enfrente a Ricardo Monreal, Delegado en Cuauhtémoc, quien, aunque ha asegurado su disciplina partidaria, provoca escozores por su reconocida tendencia a que cuando pierde, arrebata.