Xalapa- 2017-07-2715:36:18- Leticia Rosado / La tala clandestina continúa en los municipios como Ayahualulco y algunas zonas de Cofre de Perote, sobre todo en aquellos ejidos que no tienen certeza jurídica, expresó el delegado en Veracruz de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), José Antonio González Azuara.

Sin embargo, indicó que gracias al trabajo que realizan silvicultores, donde ellos mismos impiden que se dé la tala clandestina en sus predios, “normalmente las personas que hacen silvicultura no les conviene estar perdiendo su patrimonio principalmente en municipios de las zonas serranas del estado”.

El funcionario federal destacó que se está haciendo una importante labor con los ejidatarios que se han sumado a los trabajos.

“Sí existen problemas en algunos sitios en donde todavía la gente no ha optado por dedicarse a la actividad silvícola y se dan dos tipos de fenómenos, uno que es el que te extraigan madera de manera ilegal de tu predio, rancho o ejido, o en su defecto, que tú participes como propietario dentro de ese ejercicio”.

Indicó que es la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente quien tiene el índice de la tala clandestina, pero sostuvo que en Valle y Cofre de Perote cuentan con su programa de manejo forestal y se han convertido en ejemplo de la silvicultura.

En ese sentido, dijo, son fundamentalmente las zonas serranas o indígenas, en donde no cuentan con los apoyos necesarios para poder escriturar pequeñas parcelas agrícolas, como en zonas de Ayahualulco, en donde no cuentan con su acreditación legal.

Esto genera que no puedan obtener un permiso para el aprovechamiento maderable, de manera que optan por talar árboles de manera clandestina como forma para obtener recursos económicos.

Se trata de predios o tierras intestadas o porque es gente que no tiene escrituras y documentación que le permita acreditar la legal procedencia de la madera.

Aunque cada vez son más las zonas bajo aprovechamiento, aún permanecen zonas alejadas en las que hay extracción ilegal de madera o bien los encargados de los predios o ejidos, entran al “mercado ilegal” de madera.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO