Al parecer todo quedó aclarado para el gobernador Yunes Linares respecto de la acusación contra Duarte de Ochoa a cargo de la PGR. Ante la profusa difusión de la aparente deficiencia de los fiscales, de bote pronto, el jueves Yunes exigió se le llamara a declarar como testigo y presentar pruebas contra su antecesor, pero alguien que de esto conoce y da seguimiento al asunto le habrá explicado los pormenores de la estrategia acusadora y ayer viernes parece cambió de opinión: “No hay duda que Duarte será vinculado a proceso y que estará en prisión por muchos años”. Hablando se entiende la gente.