Crónicas urgentes
Por Claudia Constantino
26 de julio de 2017
Dicen algunas voces que si se trata de hacer un repaso de lo que la pasada legislatura hizo bien, destaca, sin duda, la prohibición de espectáculos de tauromaquia, capea de toros, novillos y vaquillas; así como el casteo de aves de combate, faenas camperas, las carreras de caballos, actividades relacionadas con el deporte de la charrería, granjas cinéticas y unidades de manejo ambiental.
Todos los logros de quienes pugnaron por evitar el mal trato animal, se fueron a la basura. Con el argumento de rescatar 500 mil empleos directos, los diputados del PAN lograron que su iniciativa fuese aprobada con 25 votos a favor y 15 en contra. Los argumentos de quienes defendieron que la barbarie contra los animales vuelva a ser legal en Veracruz, fueron dignas de cavernícolas.
Un claro ejemplo de esto, el diputado panista, Rodrigo García Escalante aventó esta joya en tribuna: “Les quiero preguntar a quienes están en contra de las peleas de gallos, pero a favor de que las mujeres vayan a abortar y matemos niños, cómo podrían reemplazarse tantos ingresos que la gallística genera”.
Sólo la diputada del PRI, Regina Vázquez dijo que su partido no avala actividades violentas o que puedan generar o incrementar la violencia en el estado y condenó a quienes no escucharon la “voz del soberano” que demanda protección a los animales.
Siendo ilegal, se dijo que se realizan en el estado unas 100 mil peleas de gallos por temporada. Hay 200 mil gallos que se ocupan para peleas y Veracruz es el principal productor de aves de combate en México, con 1.5 millones de animales. ¿Para qué requerían la despenalización?
Por parte de la fracción “juntos por Veracruz”, sólo Sergio Rodríguez Cortés quien hoy intervenía por primera vez como miembro de esa bancada y no del PRD, fue quien se abstuvo. Al preguntarle si procede su expulsión del partido político que le dio la diputación plurinominal, respondió confiado: “Para que me expulsen del PRD debe existir una falta y yo no he cometido ninguna.  No tengo idea qué vayan a argumentar, pero lo cierto es que la decisión es únicamente de la Comisión Nacional Jurisdiccional en la cual, cuento con todo el apoyo de al menos tres de sus cinco miembros. Esta comisión está integrada por representantes de todas las fracciones del PRD, y entienden perfectamente cuando dentro del mismo partido hay más de una corriente, como ya es el caso en Veracruz”:
También le pregunté si renunciaría al PRD. Me respondió categóricamente que NO. Recordó que en el PRD nacional la corriente que encabeza René Bejarano se opone rotundamente a la alianza PAN-PRD, y por eso cuenta con su total apoyo, por ejemplo.
Es evidente para él que el PRD en Veracruz comienza a preocuparse por lo que pueda hacer, pues son varios los militantes que no están conformes con esto en lo que se ha convertido el PRD en la entidad, me explica. Y recordó “no habrá cambio de consejeros en el PRD hasta después de las elecciones presidenciales, y todos los consejeros que actualmente están, llegaron ahí en mi periodo como presidente estatal y muchos me apoyan.
Evidentemente, el legislador pretende seguir demostrando su habilidad para ser incómodo cuando se lo propone, pues sabe bien que la alianza PRI-MORENA suma 22 votos en el congreso y la del PAN-PRD 23, de modo que el grupo parlamentario de “Juntos por Veracruz” con sus 4 votos, se han convertido en el fiel de la balanza, en “la bisagra” como la llama él.
La Ley Orgánica del Poder Legislativo permite la existencia de este grupo mixto. Se espera que más diputados se sumen a “Juntos por Veracruz”, antes de los siguientes comicios. Es evidente que Sergio Rodríguez Cortés tiene ya mucha experiencia política como para ser considerado un enemigo pequeño. Y si alguien lo sabe es el Secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán. Ambos se conocen muy bien, para bien, y para mal. Será un duelo interesante. Lo presenciaremos.
Cualquier comentario para esta columna que sigue las peleas del Congreso de Veracruz a: [email protected]es