Debe resultarle difícil al gobernador Yunes Linares leer las estadísticas que refieren delitos a la baja, porque la población percibe una realidad muy diferente porque pues sus números son aterradores (solo en Junio, en la región de Acayucan hubo 18 asesinados). Si ponemos atención a las estadísticas presentadas por el gobierno del estado en materia de inseguridad pública en la entidad encontraremos una dicotomía de realidades, porque la versión oficial dice que los delitos van a la baja, aunque nuestra realidad alerta sobre una peligrosidad cotidiana por toda la geografía veracruzana, en unos puntos reciamente acentuados, entre ellos: Coatzacoalcos, Minatitlán, Acayucan, Córdoba, Poza Rica, la conurbación Veracruz-Boca del Río, etc. Está tan enraizado ese mal que para erradicarlo se requiere de un esfuerzo sostenido de todas las áreas involucradas en ese afán.