Taxistas de la región de Orizaba y Córdoba dieron a conocer en rueda de prensa que no se oponen al ordenamiento del transporte, pero sí a la forma en que el gobierno del estado está manejando el tema, con fines meramente recaudatorios y acciones intimidatorias.

Jairo Guarneros Sosa, Joaquín Amaro Rodríguez, entre otros, quienes además indicaron que al menos veinte organizaciones de taxistas se integraron en una coalición, recordaron que dicho ordenamiento plantea un pago de mil 800 pesos por el gafete, pero además la Revista Vehicular, la cual sería extemporánea y no por responsabilidad de los trabajadores del volante, y por éste concepto serán 40 pesos más.

“Lo que se está pidiendo al gobierno del estado es una reconsideración de estos costos, para que los compañeros accedan, pero además estamos planteando que se señale claramente que no va a tener ningún problema el trabajador que no tenga su título de concesión y ande con su orden de pago cubierta”, expusieron.

Lo anterior, recordó, ya que hubo concesiones que se entregaron de manera irregular, las cuales habría que revisarlas.

Agregó que han hablando con el director de Transporte Público y les ha dicho que eso no va a suceder, pero también les había dicho que no habría operativos con exceso de fuerza y están ocurriendo, pues para revisar una unidad están elementos de Marina, del Ejército y otros y solamente para aplicarles sanciones.

“Con esas mentiras, no podemos creer que no va a pasar nada, entonces estamos planteando al mismo director de Tránsito que venga y se comprometa públicamente a que no va a pasar nada y la intención es sólo crear ese padrón de concesionarios”, apuntaron.

Los representantes de taxistas indicaron que sólo tienen la sensación de que están tratando de obligarlos a entrar en ese proceso recaudatorio sin que la seguridad de este sector les importe para nada, pues diariamente se registra un asalto con violencia en la zona.