Ruta Cultural
Por José Miguel Naranjo Ramírez
27 de julio de 2017

Wilhelm Reich

Las principales aportaciones de Reich al psicoanálisis son la teoría del orgasmo, el estudio del carácter, el intento de unir el psicoanálisis con el marxismo y el descubrimiento del orgón (energía sexual cósmica). Desde una opinión personal las teorías que tienen fundamento, estructura y vigencia son el orgasmo y el estudio del carácter, los principales planteamientos del médico vienes fueron escritos en gran cantidad de obras a partir de la década de los veintes, ya en la década de los cuarentas cuando sus postulados eran conocidos, Reich escribió un ensayo donde se reúne el pensamiento unitario de su obra bajo el título: “¡Escucha, Pequeño Hombrecito!.”

El ensayo está dirigido al hombrecito que todos llevamos dentro, en éste magistral trabajo Reich aborda temas individuales, familiares, sociales, políticos, éticos, religiosos, históricos, en general es un ensayo que sigue teniendo vigencia, porque si bien fue escrito en 1946, el llamado al que seamos responsables de nuestras vidas, de nuestros actos, que razonemos con nuestro propio entendimiento, tendrá importancia mientras el ser humano razonable exista.

Es importante señalar que la obra fue escrita un año después de haber concluido la segunda guerra mundial, entendiblemente el espíritu era de pesimismo y desconfianza en los valores y principios del ser humano, es por ello que Reich arremete no sólo contra los dictadores y asesinos que dirigen el destino de los pueblos, el médico vienes nos responsabiliza a nosotros los hombres comunes como parte responsable del devenir histórico trágico de la humanidad:

“Te llaman pequeño hombrecito, hombre común, tú eres heredero de un terrible pasado, tu herencia te quema las manos, esto es lo que tengo que decirte. La verdad es que todos: el médico, el zapatero, el mecánico o el educador que quieren trabajar o ganar su pan, deben conocer sus limitaciones. Hace alguna década, tú, pequeño hombrecito comenzaste a penetrar en el gobierno, el futuro de la raza humana depende de cómo pienses y actúes .Pero  eres el hombre medio, el hombre común, dejas que los hombres en el poder lo asuman en tu nombre, pero tú permaneces callado. Confieres a los hombres que detentan poder, todavía más poder para que te representen, hombres débiles o mal intencionados. Y solo demasiado tarde reconoces que te engañaron una vez más.”

Reich está consciente que no toda la responsabilidad es del hombre común, pero ese hombre común debe reconocer que con sus actitudes, acciones u omisiones y sobre todo por la falta de utilizar la razón, la crítica y no estar consciente de la responsabilidad en su actuar, ha sido corresponsable de la catástrofe de la humanidad, ejemplos: En el 33 Hitler llegó al poder bajo ¡vivas!, el PRI se mantuvo en el poder más de 70 años por un real respaldo de la mayoría de la sociedad, luego entonces, el pequeño hombrecito es corresponsable de los campos de concentración y de la matanza de Tlatelolco.

Para Reich lo que más ha dañado al pequeño hombrecito es la falta de autocrítica: “El pequeño hombrecito no está interesado en escuchar la verdad acerca de sí mismo; no desea asumir la gran responsabilidad que le corresponde, que es suya, quiéralo o no. Quiere permanecer así, o cuando mucho quiere volverse uno de esos grandes hombres mediocres –ser rico, jefe de un partido. Pero asumir la responsabilidad de su trabajo, alimentación, alojamiento, transporte, educación, investigación, administración pública, explotación minera, eso nunca.”

Los tres principios elementales que deben guiar al hombre común son el trabajo, el amor y el conocimiento, estos principios no tienen patria ni color, cuando el hombre acepte su responsabilidad de ser verdaderamente libre mentalmente, disminuirán los tiranos o por lo menos ya no existirán las masas embrutecidas que los lleven al poder, porque en lugar de ir a realizar una manifestación estarán trabajando para su propio bienestar, para Reich en esta nueva filosofía de vida el hombre común no será ni rojo, ni blanco, ni negro, ni amarillo e incluye su teoría sobre el orgasmo como eje central, el hombre común le hará el amor a su mujer porque la ama y la desea.

Gran cantidad de temas aborda Reich en el ensayo, pero hasta lo desarrollado en el presente artículo sólo se han presentado las deficiencias del hombre común, como el no pensar por sí mismo, no ser autocritico, vivir cómodamente en la ignorancia, el ser pasional, impulsivo, reprimido, irresponsable, irracional, bárbaro, no obstante, Reich nos presenta la otra cara de lo que debería ser el hombre común.

Difieres del gran hombre que verdaderamente lo es apenas en un punto: todo gran hombre fue, en otro momento, un pequeño hombrecito, pero él desarrollo una cualidad importante: la de reconocer las áreas en las que había limitaciones y estrechez en su modo de pensar y actuar. A través de alguna tarea que le apasionase, aprendió a sentir cada vez mejor aquello que en su pequeñez y mediocridad amenazaba su felicidad. El gran hombre es, pues, aquel que reconoce cuando y en qué es pequeño. El pequeño hombrecito es aquel que no reconoce su pequeñez y teme reconocerla; que trata de enmascarar su tacañez y estrechez de visión con ilusiones de fuerza y grandeza, fuerza y grandeza ajena. A pesar de todo tu grandeza es la única esperanza que nos resta a todos.”

Finalizaré enlazando la respuesta que Kant dio en su ensayo titulado: “Respuesta a la pregunta ¿Qué es la lustración?”  Con el ensayo de Reich: ¡Escucha, Pequeño Hombrecito! La respuesta es: Sapere Aude.

Correo electrónico: miguel_naranjo@nullhotmail.com