“No dura mucho la gloria en este mundo”, reza un refrán latino para describir la frágil transitoriedad del hombre; cientos de acontecimientos así lo atestiguan y hoy se recuerda que hace 89 años fue asesinado el General Álvaro Obregón víctima de los disparos de José León Toral cuando departía con simpatizantes de la clase política de entonces en “La Bombilla”, restaurante ubicado en San Ángel, en las goteras de la Ciudad de México. Obregón había sido reelecto para la presidencia de la república y su muerte estremeció al mundo político del momento. En la paradoja histórica es destacable que este acontecimiento opacó la llegada del cadáver del piloto Emilio Carranza a México, muerto 5 días antes en un accidente aéreo en los Estados Unidos; ahora, pocos recuerdan la muerte de Obregón y la noticia destacada es el regreso de Javier Duarte a México, acompañado por una caravana de custodios rumbo al Reclusorio Norte. Así es la vida.