Como no hay plazo que no se cumpla, el 8 de septiembre está a la vuelta del tiempo; ese día lo fija el calendario electoral como el inicio del proceso democrático 2018 por el que los mexicanos elegiremos al relevo del titular del Poder Ejecutivo Federal, a los integrantes del Poder Legislativo de la Nación, y en algunas entidades, Veracruz incluido, elegiremos gobernador y diputados locales, en otras entidades también presidentes municipales, es una elección globalizadora porque es de trascendencia nacional. El detalle de los procedimientos de ese proceso marcará la conducta de los actores políticos, principalmente a quienes aspiran a ser candidatos pues se les impone un régimen de silencio enmarcado por ese calendario. Ese mecanismo trastornará al activismo de López Obrador, pues se verá obligado a guardar un régimen de silencio, más aún en su doble condición de precandidato y dirigente partidista.