La inseguridad en México ha llegado a su clímax, sobre todo en las entidades del Golfo de México en donde por más dinero que se gaste en cuerpos policiales estos no responden al reto planteado por el crimen organizado. Todo un aparato de 450 mil policías municipales y estatales, 50 mil policías federales, 260 mil soldados y 54 mil marinos no es suficiente para detener la ola delictiva en el país. En Veracruz la federación contribuyó con mil elementos de la Gendarmería y de inteligencia pero los índices delictivos no ceden, aunque se ha dado importantes golpes a organizaciones criminales los delitos de alto impacto mantienen aterrorizada a la sociedad veracruzana ¿qué más falta por hacer?