“Quedaste a deber mucho, mataste la transición con tu inutilidad”, le espetó  un ciudadano a Vicente Fox, quien anda de visita en San Cristóbal de las Casas, Chiapas; el reclamo refleja la decepción provocada por Fox, quien una vez en la presidencia olvidó sus ofrecimientos o simplemente no fue capaz de implementarlos. No se advierte en el panorama nacional alguien con esa personalidad y características individuales para despertar el interés ciudadano y repetir el “fenómeno Fox”, pero el enojo y las desigualdades sociales, el desempleo abrumador, la inseguridad y la corrupción desbordadas y la inoperancia de la clase política actual, conforman el caldo de cultivo capaz de generar una corriente mayoritaria a favor de quien se ofrezca, así sea un clavo ardiente, como salvador de México.