Informe Rojo
Por Mussio Cárdenas
06 de julio de 2017

* Dos años solapando criminales  * Narcomensajes contra sus ministeriales  * Amiga de la socia de Chagra  * Cuando la violencia la alcanzó  * Versión: que cayó “La Liebre”  * Autor de la masacre de los niños  * Confirma fiscal su renuncia  * Que Yunes le aplique la ley  * No que no, Nemi  * Se ampara el ex secretario de Salud  * El túnel, tres días sin luz

Por un acuerdo extralegal llegó Samyra Khouri Colorado a la Subprocuraduría en el sur de Veracruz. Y en dos años, ajena y omisa, no vio al Comandante H, no lo asedió, no enfrentó la violencia del líder zeta, no frenó la estela de violencia y muerte, no le aplicó la ley.

Sus días de fiscal se ligan con el crecimiento del H —Hernán Martínez Zavaleta— y el agravio social a los veracruzanos del sur, sometiendo a todos al imperio del crimen, cobrando cuota, reventando negocios, levantando por igual a los de conducta intachable y a los que militan en el bajo mundo.

Su tiempo en la Fiscalía fue tiempo de mantas y mensajes que implicaban a su policía ministerial en la protección a zetas, a secuestradores, a huachicoleros, sus agentes en l lado oscuro cuando debían hacer cumplir la ley.

Sin Samyra Khouri en la Fiscalía Regional el H no habría logrado lo que llegó a ser.

Su arribo a la Fiscalía —entonces Subprocuraduría— no atiende a méritos ni capacidades, a logros ni formación. Pasó de ser burócrata y empleada de segundo nivel al área de investigación criminal.

Obedeció a una negociación entre Luis Ángel Bravo Contreras, alias “Culín”, el procurador estrella del duartismo y el poderoso magistrado Vicente Mariche de la Garza, padrino y protector, amigo sin par de Samyra Khouri. A cambio de su nombramiento, el Poder Judicial Federal sería menos tajante en los amparos que solía conceder a los inculpados de algún delito.

Eran las pifias de los agentes del MP, los responsables de imputar delitos, que terminaban por consignar expedientes mal integrados. Y una vez en el tribunal, con un juicio de amparo, el tribunal los debía excarcelar.

A eso llegó Samyra. El Poder Judicial Federal en la órbita de Fisculín a cambio de que Samyra, la de Mariche, fuera subprocuradora en el sur de Veracruz.

Su nombramiento ocurrió el 14 de noviembre de 2014, cuando el caso Goyo Jiménez, el periodista de Notisur y Liberal del Sur levantado y asesinado meses atrás, estaba por caer.

Vía un amparo, los inculpados —una mujer y cuatro varones— se hallaban a las puertas de la libertad. Se les concedió un amparo liso y llano que fue combatido con un recurso de revisión, al final negado gracias al cabildeo en el área federal, lo que motivó que aún permanezcan tras las rejas.

Pero una vez que Samyra se asentó, la Fiscalía Regional fue un caos, delegando mando a un grupo de incondicionales, operando en unidades fiscales sin atribuciones que les pudiera conceder la ley.

A la par, la violencia iba en aumento. Proliferaba el secuestro pese a tener una Unidad Antisecuestro, con sede en Coatzacoalcos, la extorsión, el crimen, el robo. Y sus autores impunes.

Un día de febrero, en 2015, fueron halladas fosas clandestinas en Coatzacoalcos, entre las colonias Lomas de Barrillas y Veracruz. Tendió un cerco policial férreo, inexpugnable, y del acceso a la prensa, ni hablar, derivando en un conato de violencia con los reporteros que cubrían la información.

De los 30 cuerpos que trascendió habían en su interior, sólo admitió seis. Ocultando evidencia como intentó hacerlo Bravo Contreras en Tres Valles.

Samyra Khouri dejó la Fiscalía Regional el 8 de agosto de 2016, cuestionada y repudiada, mal vista entre su personal que le sufrió hasta la intromisión en su vida personal.

Su despedida fue de antología. Un narcomensaje hallado en un individuo ejecutado en Coatzacoalcos, advertía que había limpia entre cárteles y la evidencia de que agentes de la Fiscalía son el soporte de la delincuencia:

“Empieza la limpia de secuestradores, ratas y guachicoleros. A todos los de AVI ke los apoyan principalmente tú TC. Atentamente Los Mismos”.

¿Quién controlaba el bajo mundo, el secuestro, la extorsión, el tráfico de droga, el robo de combustible en el sur de Veracruz, Tabasco y Campeche, según ficha técnica de la Secretaría de Seguridad Pública tabasqueña? El H.

Pasó Samyra a la Subprocuraduría en Veracruz, aún ligada a Fisculín, cuando la violencia asediaba al puerto y las fosas clandestinas sacudían a la sociedad.

Ahí fue tacitamente un adorno, encargada de abatir el rezago de expedientes a los que no se les daba curso y designada para el acompañamiento a los integrantes del colectivo Solecito de Veracruz cuando iniciaba la búsqueda de cuerpos en las fosas clandestinas de Colinas de Santa Fe, la mayor fosa del país, con más de 250 cráneos y 13 mil restos óseos.

Ya en el yunismo, recibió un premio de consolación: fiscal coordinadora Especializada en Investigación de Delitos de Violencia contra la Familia, Mujeres, Niñas y Niños de Trata de Personas. Se le desligó del área de investigación criminal.

Así pasó a ser pieza del fiscal Jorge Winckler Ortiz. Orgullosamente duartista, el yunismo la solapa.

Su herencia en Coatzacoalcos se remite al apogeo del H y sus zetas, cuando Hernán Martínez abandona el penal El Rincón, en Nayarit, delatando a otros mandos en la organización y provoca su aprehensión. Se pierde un tiempo y vuelve al sur.

Recompuesto, entre 2014 y 2016, El H construye su imperio de violencia y muerte, llevando a Coatzacoalcos a cifras de miedo en el top del secuestro, el homicidio.

Sólo hasta agosto de 2016, se habían cometido 48 homicidios, 61 secuestros, 32 desaparecidos, 73 robos a casa habitación, 70 a negocios y 77 vehículos robados.

Un años antes, el 3 de noviembre de 2015, el abogado Rodolfo Zapata Carrillo, quien organizaba a la sociedad y exigía seguridad, al que le robaron en dos ocasiones en su restaurant, fue acribillado a unos metros de la sede del Mando Único Policial.

Dos sujetos se acercaron cuando Rodolfo Zapata llegaba a un taller mecánico. Con una ametralladora AK-47, la cuerno de chivo, le cortaron la vida.

Proliferaba la violencia de la mano del H y en esas Samyra Khouri se fue.

Desatado el escándalo por la aprehensión de Hernán Martínez Zavaleta, el 29 de junio, el nombre de una de las amigas cercanas a la ex fiscal regional, Lucy Ruiz Novelo, comienza a relucir. Se le cita en el esquema de empresarios a los que el gobernador Yunes se refirió como prestanombres del líder zeta.

Lucy Ruiz fue socia de Roberto Chagra en el antro Once Once, cerrado en septiembre de 2016 cuando la ola de violencia evidenció una ruptura en la estructura criminal. Julio Rodríguez Briones, El Caballero, se emancipó, increpó al H, secuestró empresarios y miembros del jet-set, matando y desafiando a la ley.

Una de sus víctimas, Luis Lazcano Meza, fue levantado. Apareció días después sin vida y sobre su cuerpo, el narcomensaje:

“Esto es un principio de lo que empieza . A todo aquel que esté con los zetas se lo va a llevar la chingada, y vamos por el H y su contador, y por sus peones y también los Chagra que están en sociedad con el H. Agárrense, apenas empieza esto. Les vamos a dar donde más les duele. Ok. Así como ustedes también se pasan de v… con las familias también nosotros. Empresario vinculado con los zetas. Atentamente: CNG”.

Detenido el Comandante H, la Procuraduría General de la República clausuró propiedades del H, o los lugares que arrienda, o los negocios de sus amigos, catalogados como presuntos prestanombres por el gobernador Yunes, los Chagra entre ellos.

Hasta el 29 de junio el H fue impune. Ya no.

Dos años, los de la fiscal, en los que el Comandante H gozo de impunidad, la justicia ciega, sorda, muda; los agentes ministeriales acusados de proteger “secuestradores, ratas y guachicoleros”. Sus “AVI ke los apoyan”.

Samyra Khouri nunca actuó.

Archivo muerto

Día de rumor: que si ya cayó “La Liebre”, el matón del H, el que ultimó a los cuatro niños en la colonia Nueva Calzadas, el que vengó la muerte del Berna; La “Liebre”, el que le habría dado fondo al Caballero, Julio Rodríguez Briones, cuando se sublevó, secuestró por su cuenta, mató por su cuenta. Versión que circula, este miércoles 5, pero que al caer la noche nadie confirma. Alaín López Sánchez está imputado de ser el autor material de la masacre, perpetrada a sangre fría, la tarde del sábado 24 de junio, ultimando al taxista Clemente Martínez, a su esposa Martidiana N y a sus cuatro hijos, en venganza por la ejecución de Bernardo Cruz Mota, El Berna, lugarteniente de Hernán Martínez Zavaleta, el Comandante H. Vivo, Alaín López, “La Liebre”, es letal para el líder zeta. Lo que diga terminará implicando al H. Por eso lo quieren muerto… ¿Adónde va el (ex) fiscal? ¿A su casa, al despacho, a la cárcel? Oficializa Ricardo Morales Carrasco su renuncia a la Fiscalía Regional en el sur de Veracruz y, mínimo, debiera enfrentar a la justicia. Dispensó la autopsia al cuerpo de Bernardo Cruz Mota, lugarteniente del Comandante H, el jefe zeta que con la violencia y el secuestro, la extorsión, el cobro de piso, el crimen, sembró miedo para cosechar poder. Fuera de la ley, Ricardo Morales atendió la exigencia del enviado del H, el que amedrentó al médico legista y concedió la entrega del cuerpo sin un sólo corte en la piel, sin remover las balas, sin establecer las causas reales del deceso. Cuando le requirieron el dictamen de la autopsia, el fiscal se tragó la lengua. Y tuvo que ir por el cuerpo, so pena de promover luego la exhumación del cadáver. Súbitamente cesado, Ricardo Morales salió por la puerta de atrás, con una renuncia simulada, echado por favorecer al líder zeta. En Facebook, oficializa el cese: “He decidido presentar mi renuncia al cargo de fiscal regional de la zona sur de Coatzacoalcos. Le agradezco mucho la oportunidad que tuve de participar en la Fiscalía al fiscal general, Jorge Winckler y de más personas que me brindaron la confianza en este encargo. Quedo a sus órdenes para cualquier consulta sobre mi labor en este cargo”. Ha de tener con qué explicar la dispensa de una autopsia al matón del H y las horas que se llevó el cuerpo para cumplir las de la ley. Si Yunes, el gobernador respeta la ley, que se la aplique al fiscal aliado del líder zeta… Displicente y soberbio, se irritaba Juan Antonio Nemi ante la insinuación de que Miguel Ángel Yunes Linares lo tenía en la mira. “¿A mí por qué?”, se preguntaba el ex secretario de Salud del duartismo. Y respingaba en tono soez, aludiendo a sus manos limpias y su conciencia tranquila. Hoy es otro. Por la Torre Pediátrica de Veracruz, sus vicios de construcción, un fraude que ya se ventila en los tribunales, van cayendo sus protagonistas, Morando Turrent, Isaías Antonio Salas y hay una orden de aprehensión solicitada por la Fiscalía General del Estado al juzgado en cuestión contra Nemi Dib. Le imputan abuso de autoridad e incumplimiento de un deber legal, y contra ello se ampara. Goza ya de una suspensión provisional en el juicio de amparo 785/2017. Pero se engallaba Nemi cuando leía que Yunes iba por él… De 10, el túnel sumergido. Suman ya tres días sin luz, alumbrado con los fanales de los autos, a merced de la pericia de los cafres, sin sistema de ventilación ni bombeo de agua. De 10 la obra cumbre del marcelismo, de la fidelidad, del duartismo y ahora del yunismo azul, entregada finalmente a FCC, la constructora española donde manda y remanda el empresario Carlos Slim, concesionario del túnel sumergido que une a Coatzacoalcos con Villa Allende, su principal congregación. Tres días sin energía eléctrica, circulando los autos a oscuras, sólo con las luces de su unidad. Chido para los fanáticos de la adrenalina…

mussioc2@nullgmail.com

mussiocardenas_arellano@nullhotmail.com

www.mussiocardenas.com

Foto: Presencia

Lo dejó ser y lo dejó actuar, in crescendo el secuestro y la extorsión, diezmando la fortuna de los adinerados, los que pudieron salvar a los suyos por un rescate, y viendo el dolor de los que deben terminar por recoger a sus muertos.

Sus dos años —primero subprocuradora y luego fiscal regional— fueron tiempo de impunidad, la de los que violan la ley a diario, los Zetas y otras bandas, para devenir en un conflicto que potenció la violencia hasta perderse el control.