Menos condimentado que el de Duarte de Ochoa, como dijéramos en el llano, el eventual show tercermundista lo protagoniza acá en la aldea el diputado Sergio Rodríguez, quien al advertir que en su partido lo ignoran y nadie atiende sus quejas ha decidido abandonar la bancada perredista del Congreso para sumarse a la de chile, dulce y de manteca denominada eufemísticamente “Juntos por Veracruz”. Pero pudiera dar marcha atrás si en el PRD inician- como ya amagaron- la desincorporación de Rodríguez de ese partido, pues fuera de él se ubica en despoblado convirtiéndose en presa fácil debido a sus nada recomendables antecedentes, su vulnerabilidad es patente, en cuyo caso ¿qué otro partido lo acogería en su seno? Aunque ante su patética pobreza política, ideológica y de militancia alguna sigla le pudiera abrir las puertas en un universo de ciegos en donde el tuerto es rey.