Xalapa- 2017-07-2213:52:43- LeticiaCruz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO
Los movimientos obreros han disminuido al grado de ser casi inexistentes en el estado de Veracruz, esto debido al incremento de los empleos informales, y esto a su vez, es una estrategia de los gobiernos para desarticular a la clase trabajadora, expuso en entrevista Saúl Moreno, director del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS-Golfo).

La pérdida de empleos formales implica que no existen nexos arraigados, es decir, los trabajadores de empresas particulares, los trabajadores sin prestaciones de ley, además de quienes realizan otros empleos -autoempleos- en busca de obtener ingresos, pocas veces se organizan para defender un bien común o conformar, por ejemplo, un sindicato o una movilización, refirió.

“El número de población económicamente activa en la parte informal de la economía, rebasa el 51 por ciento, es una cifra fuerte, gran parte de la población en edad de trabajar no encuentra empleo en el sector formal. El sector formal significa que hay un trabajo protegido, que hay un contrato y provee de cierta seguridad social”.

ORGANIZACIONES REEMPLAZAN A SINDICATOS

Y es que años atrás, la clase trabajadora, la que laboraba para fábricas, instituciones, empresas gubernamentales, estaba agrupada, se agremiaba en sindicatos y defendían intereses comúnes, pero ello se ha perdido, porque las fuentes de empleos y las condiciones de éstos han cambiado, ahondó.

\”Si hay sindicalización puede haber movilización obrera\”, los sindicatos en su origen esencial, son muy importantes para la clase trabajadora, para la defensa de sus derechos. Sin embargo, agregó, el tema de la sindicalización es muy complejo porque ha sufrido varios embates aparte de que ha estado cundida por la corrupción, pues se convirtió también en un \”instrumento -del gobierno- de control y de desmovilización\”, expuso Saúl Moreno.

Los sindicatos han disminuido, siendo reemplazados por organizaciones civiles, de trabajadores de confianza, por ejemplo; pero esas asociaciones civiles no se enmarcan en el derecho laboral, precisó el académico.

“Una asociación civil no tiene derecho a huelga, en cambio un sindicato sí… Los trabajadores informales se agrupan en informalidad, y entonces no tienen los derechos de un sindicato\”, destacó.

Aunque las asociaciones de trabajadores están en permanente resistencia, tienen acción legal limitada, reiteró.

El sector sindicalizado se ha visto, en el caso de Veracruz, fuertemente reducido a partir de los años ochenta, esto mientras que han crecido empresas cuyos trabajadores no están sindicalizados. Por ejemplo, indicó, aunque han tenido auge las empresas de telefonía celular, este sector laboral está desprotegido en cuanto a que no hay un Sindicato de Trabajadores de Telefonía Celular.

“Esto a diferencia de los trabajadores de Teléfonos de México que sí tienen un sindicato formalizado. Lo que ha ido pasando es que la cantidad de trabajadores que están en el sector informal es el que ha crecido\”.

Cuando los trabajadores llegan a agruparse en busca de conformar alguna agremiación sindical o con características de ese tipo, empresas y gobiernos recurren a la implementación del miedo para desmovilzarlos, ejemplificó Saúl Moreno.

“El miedo es una táctica recurrente. A los trabajadores les dicen, por ejemplo: mira cómo está el que despedimos ayer, en cambio tú tienes tu empleo con esto y esto mas, tienes tal prestación, no lo pongas en riesgo\”, y con ello se desmoviliza a los trabajadores.

Y agregó: “Tenemos una sociedad que no se moviliza porque tiene miedo… está desarticulada, no está agrupada de manera formal\”.

La clase trabajadora es una de las más fuertes en cualquier sociedad, por lo que siempre habrá el intento de gobiernos para desarticularla, comentó el Director de CIESAS-Golfo.