Contraesquina Política
Por. Lic. Fernando Martínez Plascencia
20 de julio de 2017
*Miguel Ángel Yunes Linares: Un gobierno sin cambio. Sin…….transparencia.

Vaya recibimiento que se le da al Sistema Nacional Anticorrupción, sin fiscal por cierto, al tema de uno de los más grandes corruptos que ha dado nuestro país, y que por desgracia, es  del estado de Veracruz.

Vaya ejemplo nacional del nuevo Sistema Penal Acusatorio si se les escapa este delincuente que saqueo, junto con sus cómplices el estado de Veracruz. Muchos de ellos hoy diputados federales y locales. Es una ola de rechazo, indignación y agravio del pueblo veracruzano, como dice Miguel Ángel Yunes Linares.

Y sería un error no reconocer que el gobernador tuvo que ver en el desmantelamiento de esta banda de delincuentes que encabeza Fidel Herrera Beltrán..

Sin embargo, habría que aclarar que Javier Duarte atravesó un mal momento, precisamente cuando su partido, el PRI, atravesaba también, un escenario de  ataques en contra del presidente Enrique Peña Nieto, envuelto, precisamente en una estela de corrupción.

Tenía que desviarse la atención para salvar al presidente ante la caída de su falta de credibilidad. Ante el desplome de la figura presidencial. Rescatarlo era prioridad a escasos meses de las elecciones presidenciales.

Quiérase o no, en eso también le ayuda Miguel Ángel Yunes Linares al propio presidente, y a la clase gobernante que ya no sabía como salir a flote. Este escándalo de corrupción le ha dado unos puntos de aprobación a su gobierno. Es un respiro. Es un regalo de cumpleaños para Enrique Peña Nieto.

Pero el inicio de la debacle de este sexenio se dio, precisamente cuando el presidente,  a través de su esposa Angélica Rivera, la Gaviota, recibió una casa valuada en más de ochenta millones de pesos, por conducto de Juan Armando Hinojosa Cantú, dueño del grupo HIGA, el constructor consentido de Enrique Peña Nieto desde su época como gobernador del Estado de México, y uno de los más favorecidos con obra pública por el actual gobierno federal, que ha ganado miles de millones de pesos, y que durante la campaña del hoy presidente, su hijo, Juan Armando Hinojosa García, le rentaba los aviones para su transporte durante su campaña.

Por cierto, Juan Armando Hinojosa García falleció en un accidente de helicóptero, justamente después de asistir al cumpleaños del candidato del PRI, y estuvo casado con la hija de uno de los gobernadores más corruptos que dio inicio al desastre que hoy se vive en Veracruz, se llama Fidel Herrera Beltrán.

No es casualidad, el destino siempre junta las piezas. Javier, Fidel, y Enrique, una tercia que destruyó la poca credibilidad que existía en el pueblo mexicano.

Enrique Peña Nieto tejió toda una red de corrupción y de complicidades para ganar la presidencia de la república.

Esto no podía tener otro fin.

Javier Duarte en la cárcel, le restriega en la cara a Peña Nieto que su destino está ligado al de él, y tal parece que el presidente, en ese viaje a Guatemala, llevaba los arreglos que había preparado con la PGR, para dejar muchas rendijas y huecos por donde podría escapar.

Será un batalla legal a modo, en la que podría salir bien librado, es decir, dos o tres años en la cárcel o menos sería la demostración de aquella frase de Benito Juárez que hoy tiene más vigencia que nunca “A los amigos, justicia y gracia. A los enemigos, la Ley a secas”.

El gobierno de Enrique Peña Nieto empezó recibiendo el pago de favores, ¿por qué tendría que haber sido diferente el gobierno de Javier Duarte, si contribuyo a su triunfo electoral? Es decir, si Javier Duarte fue un cómplice que le inyectó varios miles de millones de pesos del erario público a la campaña, era “normal” que él también se apoderara de otro tanto igual o más para su futuro.

Este socavón de la corrupción, viene desde hace muchos, muchos años, pero con el actual presidente se ha ido agrandando más y más.

Por eso decía al inicio, que Duarte estaba en un mal momento, y no lo quiso ver. El PRI y la legión de corruptos que lo componen seguirán operando igual, ya lo verá usted. Antes que JDO hay más corruptos, él no les llega ni a los talones. Vea las fortunas que ostentan los ex presidentes y sus hijos, y los hijos de sus hijos. Pero como estamos en plena etapa de “transformación y de lucha en contra de la corrupción”, al perro más gordo-entiéndase Javier Duarte- le caen las garrapatas.

Por eso terminaron como terminaron los tres ejemplos de la nueva generación del PRI, que en aquella entrevista, con mucho orgullo, mencionó Enrique Peña Nieto al pueblo mexicano. No olfatearon lo que venía. Vaya tiempos de cambio que esta “maldita clase política” quiere vendernos.

Como tenerle fe a las instituciones señor  Miguel Ángel Osorio Chong, si usted fue el que permitió y pactó la fuga de Javier Duarte de Ochoa.

Ahora solo falta que aleguen cuestiones de salud del ex gobernador para mandarlo a un hospital, no hay que olvidar que su defensa está encabezada por el mismo abogado que lleva el caso de Elba Esther Gordillo, quien se encuentra en un clínica privada.

Dice el dicho “el que mal anda, mal acaba, o lo que es lo mismo, todo lo que empieza mal, termina mal”, o no? Lo escucho desde los tiempos de mis abuelos.

Esperemos el desenlace.

Sergio Rodríguez Cortés: No hay traición a la alianza, solo a los acuerdos.

No hay transformación de fondo, dice Sergio Rodríguez Cortés, ex aliado de Miguel  Ángel Yunes Linares. No hay diferencia entre Miguel Ángel Yunes Linares y Javier Duarte de Ochoa, repite hasta el cansancio.

Y lo hemos dicho también,  a este mal gobernante no lo puedes diferenciar por la simple y sencilla razón que tiene los genes de la falta de valores y principios, y de la corrupción, de la opacidad y de la falta de transparencia, tanto en su vida privada como pública. Pero hoy le toca exigir justicia, y castigo a los ladrones. Está en su mejor faceta. Y es su obligación además.

Este es el gobernador que al correr de los días, va enseñando cada vez más, la clase de cara dura que es con su falta de compromiso para arreglar lo que dijo que estaba mal. Al menos en materia financiera no quiere cumplir. Y eso le puede traer muchos dolores de cabeza.

Tal parece que MAYL no tiene deseos de transformar a Veracruz, es un personaje que se conduce igual o peor que el mismísimo Javier Duarte, mantiene en el terror a periodistas que no se doblegan a sus caprichos, así como a sus propios correligionarios, panistas y perredistas, que poco a poco lo están abandonando y exhibiendo sus bajezas políticas como gobernante.

A este mal gobernante no le gusta que le digan sus verdades, no le gusta que el congreso local sirva de contrapeso para que pueda realizar un buen gobierno, y esto fue lo que pregonó cuando andaba en campaña, que JDO había convertido a la cámara local en cómplice de todas las raterías que llevó a cabo. Lo criticaba tan agriamente, fuerte y duro, que retumbó en todos los ciudadanos, quienes finalmente lo llevaron al Poder, para representar a las Instituciones del Estado, que hoy miserablemente está denigrando con sus actitudes de autoritarismo, desechando cualquier crítica en su entorno, provenga de quien provenga.

Si no me lo cree ahí está el caso del diputado local, ex presidente de la Comisión de Hacienda, quien al hacer serios señalamientos en contra de Miguel Ángel Yunes Linares por no transparentar los recursos que el ejecutivo está ejerciendo, sin dar cuenta al congreso local, bastó para que el gobernador panista-perredista operará para quitarlo de dicha Comisión.

La Alianza sigue, dice el diputado, pero los acuerdos políticos que no se respetan pueden derrumbarla. Y sin la alianza no hay posibilidades de ganar el próximo año. Al tiempo.