Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz
20 de julio de 2017

Dicen por ahí que, para tener la lengua larga, hay que tener la cola muy corta. Y es que el diputado Ernesto Cuevas, quien hace algunos meses acuso que lo vigilaban hasta cuando se vestía de naquito, pidió la renuncia del secretario de Seguridad Pública. Sólo que Jaime Téllez Marie tenía una respuesta muy directa para esa solicitud. En primer lugar, señaló que esperaba que la renuncia no se debiera a asuntos personales, ya que según el secretario de Seguridad Pública al famoso “Gallo Bolo” se le había detenido hasta en dos ocasiones por operativos de alcoholímetro. Una de esas veces “fue en un operativo de alcoholimetría en el cual, totalmente ebrio se presentó ante las autoridades de tránsito y dejó abandonado su vehículo, una Ford de color naranja y tenemos las imágenes correspondientes”. El diputado Ernesto Cuevas reconoció que, si lo detuvieron, pero alegó que en la primera detención que fue en Vega de Alatorre, el llevaba su camioneta con gente y que no le encontraron armas. El diputado acusa que lo que el gobierno pretende es doblegarlo querían, “para que fuera yo un diputado que pudiera estar a su antojo”. Sobre el otro operativo donde lo detuvieron en El Castillo, dice que iba con Jacob Zayas, amigo de Héctor Yunes, aunque alega que no iba ebrio, pues no le hicieron el estudio de alcoholimetría; pues cómo, si el señor salió huyendo.

¿Qué es el trastorno de ansiedad crónico que sufre Javier Duarte?

De acuerdo con un reporte de la BBC, el trastorno de ansiedad se puede describir de la siguiente manera: “El miedo se apodera de ti. Empiezas a sudar frío, a temblar. Suben las pulsaciones y experimentas malestar físico. Sientes que no puedes respirar y la cabeza no para de tener pensamientos sobre todos los posibles escenarios negativos -fatalistas- que pueden ocurrir si das un paso. Se trata de un trastorno que puede tomar el control de la vida de una manera tal que impide que quien la padezca salga de casa, trabaje o, incluso, duerma”. Pues este es trastorno de ansiedad que se le ha diagnosticado a Javier Duarte, por lo que debe estar tomando antidepresivos y ansiolíticos constantemente. Además, se reporta que tiene hígado graso por lo que también toma medicamentos para ese mal. Javier Duarte se encuentra recluido en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México en espera de que se le asigne un penal de mayor seguridad, digno de su peligrosidad. Pero mientras tanto los médicos le permiten que ande con sus medicamentos para todos lados. Esperemos que no sean medicamentos de los laboratorios de los Beceiro, porque si no ya le dieron gato por liebre.

Osorio Chong pide que tengamos fe en la PGR sobre caso Javier Duarte; si desea mejor rezamos un “Ave María” colectivo

De acuerdo con las Sagradas Escrituras, “fe es la expectativa segura de las cosas que se esperan, la demostración evidente de realidades, aunque no se contemplen” (Hebreos 11:1). La fe es uno de los frutos del espíritu. Uno puede tener fe en las promesas de Dios, pero en el caso de la actuación de una instancia como la Procuraduría General de la República, uno no debería tener fe, sino esperar certeza. Y eso es lo no han mostrado los fiscales de la PGR que presentaron el caso de Javier Duarte ante el juez del Reclusorio Norte. Y todavía nos pide Osorio Chong que tengamos fe en la PGR; no pues si quiere les rezamos una “Ave María” colectiva a ver si Dios nos concede que se haga justicia en el caso de Javier Duarte. Al final de su discurso el secretario de Gobernación corrigió un poco al decir: “Para el gobierno, la PGR habrá de tomar todas las acciones y entregar cuentas a la sociedad, hay que darle tiempo. No debe de haber impunidad en ningún caso, absolutamente. Va iniciando, hay que dejar que todo esto siga”. Habría que recordarle a Osorio Chong que la fe sin obras está muerta, y en el caso de que la PGR no dé resultados positivos, entonces también podría considerarse una institución muerta.

aortiz52@nullhotmail.com