Xalapa- 2017-07-0613:19:02- Leticia Cruz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

Si México se mantiene en el Acuerdo de París, no debe aprobar la realización de megaproyectos como el caso de gasoducto, mineras, hidroeléctricas y fracking en Veracruz, expuso en entrevista el abogado Rafael Hernández Matías, vicepresidente del Observatorio y Contraloría Ciudadana del estado de Veracruz (OCCVER).

Y es que de aprobar llamados megaproyectos contaminantes y dañinos para la población, México caería en una contradicción y violaría dicho Acuerdo, destacó.

En el caso del gasoducto en Xalapa, ocuparía energía sucia, se trata de gas natural obtenido mediante fractura hidráulica o fracking, refirió el abogado quien interpuso un amparo contra la construcción del gasoducto en Xalapa.

Asimismo, refirió que ambientalistas y especialistas han explicado la nocividad de proyectos mineros a cielo abierto, hidroeléctricas, así como la aplicación de fractura hidráulica para la extracción de gases no convencionales.

Veracruz está amenazado por varios mega proyectos, destacó, como es el caso del gasoducto, minas a cielo abierto, hidroeléctricas, fractura hidráulica, entre otros.

“Es una contradicción y una clara violación al Acuerdo de París, el hecho de que en México se estén autorizando megaproyectos altamente nocivos, que contribuyen al calentamiento global y que dañan los ecosistemas, así como la forma de vida de la sociedad… Si México mantiene el Acuerdo de París debe evitar esto, el gasoducto y todos estos proyectos”, enfatizó Hernández Matías.

Refirió que con la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, ese país abre la puerta a todas energías sucias.

“Y aunque el presidente Peña diga en un twitt de dos renglones que México sigue firme -en el Acuerdo de París-, las acciones que se están realizando son contrarias… En vez de pensar en gasoductos se tendría que trabajar con universitarios y científicos mexicanos en un programa virtuoso para reducir la emisión de gases, lo cual además fomentaría el desarrollo económico del país”.

El Acuerdo de París es un acuerdo dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que establece medidas para la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero a través de la mitigación, adaptación y resiliencia de los ecosistemas a efectos del Calentamiento Global.

El acuerdo fue negociado durante la XXI Conferencia sobre Cambio Climático por los 195 países miembros, adoptado el 12 de diciembre de 2015 y abierto para firma el 22 de abril de 2016 para celebrar el Día de la Tierra.