Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez
03 de julio de 2017

*Hombres se apoderan de partidos
*Ningún poder suma más mujeres

CON FRENTE Amplio Opositor o sin este, algo que no podrán evitar los partidos políticos durante la selección de precandidatos a la Presidencia, a las gubernaturas, senadurías y diputaciones –locales y Federales- que estarán en juego el próximo año, será la paridad de género, esto es, destinar el 50 por ciento de abanderamientos a mujeres y el resto a los hombres, pero no suplencias –como ha ocurrido siempre, sino titularidades, evitando las afamadas “juanitas” y “juanitos” que no son otra cosa que emergentes para que ganen un proceso electoral y al final arrebatarles el triunfo.

SI BIEN otorgar el derecho al voto a mujeres marcó un avance histórico en equidad de género, en México, sin embargo, como todo bienestar para unos representa a la par, ganancia de pocos, atrás de la concesión presidencial que buscaba fortalecer al grupo debilitado se escudriñaba, también, la intención de manipular fácilmente la inexperiencia política de las féminas como ocurrió durante muchos años. Y si bien la promesa del, entonces, candidato presidencial del PRI, Adolfo Ruiz Cortines –aquel 7 de Abril de 1952, en la que decía: “votará la mujer si gana Ruíz Cortines”… lo que para entonces era una aparente noticia fresca y novedosa (ya que años varios años atrás Lázaro Cárdenas lanzó una iniciativa para la cesión del voto a la mujer, sin éxito)-, el compromiso se volvió realidad hasta el 17 octubre de 1953, cuando fue electo Presidente y tras reformar el artículo 34 constitucional, pero no fue sino hasta 1954 que la mujer votó por primera en elecciones y de igual forma se reconoció la posibilidad de ser electas.

HAN PASADO 63 años de aquello, e indudablemente la resistencia al interior de partidos sigue siendo uno de los retos a enfrentar en el 2018, aun cuando ya ha habido presidentas de partidos –lo que inició, invariablemente en el PRI con María de los Ángeles Moreno Urigas, Dulce María Sauri Riancho, Beatriz Paredes Rangel y María Cristina Díaz Salazar, esta última interina hasta en dos ocasiones, o el PRD que, también, ya tiene una mujer, en este caso, Alejandra Barrales Magdaleno, mientras que el PAN, Movimiento ciudadano, Partido Verde y MoReNa –de reciente creación- se erigen como los institutos misóginos al no tener en su historia la conducción de una fémina.

Y AUNQUE el Instituto Nacional Electoral, según dice la titular de la Unidad Técnica de Igualdad de Género y no Discriminación, Mónica Maccise Duayhe, está trabajando para que se cumpla el mandato de paridad, y no obstante que hay buena disposición por parte de los institutos políticos, todavía se deberá trabajar mucho sobre el tema. México es de los primeros países en tener reconocida constitucionalmente la paridad de género, pero a veces pasa lo que ocurre con las novedades e innovaciones: se dan avances y al mismo tiempo en lo que se van adaptando a esos cambios viene una especie de retrocesos.

EN VERACRUZ la paridad de género, tampoco, es una realidad de la que pudieran ufanarse partidos y gobiernos, pues en la administración Estatal, de 17 importantes funcionarios que integran el gabinete legal, 12 son hombres y solo 5 mujeres, una proporción de más 2 a menos 1 en favor de los varones, mientras que en el gabinete ampliado hay cinco hombres y cinco mujeres, esto es: Rogelio Franco Castán, secretario de Gobierno; Clementina Guerrero García, Secretaria de Finanzas; Indira de Jesús Rosales San Román, Secretaria de Desarrollo Social; Enrique Pérez Rodríguez, secretario de Educación de Veracruz; Arturo Irán Suárez Villa, secretario de Salud; Silvia Edith Mota Herrera, secretaria del Trabajo; Mariana Aguilar López, secretaria de Medio Ambiente. Jaime Téllez Marié, Secretaria de Seguridad Pública; Joaquín Rosendo Guzmán Avilés, titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca; Yolanda Baizabal Silva, Secretaría de Protección Civil; Leopoldo Domínguez Armengual, secretario de Turismo y Cultura; Julen Rementería del Puerto, Secretaria de Infraestructura y Obra Pública (SIOP); -Guillermo Moreno Chazarini, contralor general del Estado; Francisco Marcelo Monfort Guillén, jefe de la Oficina de Programa de Gobierno; Alejandro Zairick Morante, secretario de Desarrollo Económico y Portuario (Sedecop); Elías Assad Danini, coordinador general de Comunicación Social y Manuel Muñoz Ganem, jefe de la oficina del gobernador, mientras que en el ampliado figuran: José Luis Lagunes López (que falleció hace poco y su lugar fue ocupado por Ana Cristina Ledezma López; María de los Ángeles Ortiz Hernández, directora del Instituto Veracruzano del Deporte; María Laura García Beltrán, directora del sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF); Hilario Barcelata Chávez, director del Instituto de Pensiones del Estado; Víctor Manuel Esparza Pérez, director de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz; Shiara Tienda Aces, directora del Instituto Veracruzano de Educación para los Adultos; Maribel Sánchez Lara, rectora de la Universidad Autónoma Popular de Veracruz (UPAV); Raúl Martínez Chávez, director de Radio Televisión de Veracruz (RTV) y Ricardo Colorado Alfonso procurador estatal de Protección al Medio Ambiente.

EL CONGRESO del Estado, tampoco, ha logrado la paridad de género, ya que de 50 diputados que lo integran -30 uninominales y 20 plurinominales-, 31 son varones y solo 19 mujeres (y de los 20 plurinominales, 11 son hombres y 9 mujeres por el mismo principio). La mayoría de las féminas que están en la actual legislatura son por el principio de la mayoría relativa, y de su participación directa en los comicios entregaron buenas cuentas, y que decir del Poder Judicial donde la mayoría de magistrados son hombres.

LAS CIFRAS definen que si bien en Veracruz la mujer ha ganado espacios, los varones les siguen negando, incluso, el derecho de poder dirigir a sus respectivos partidos, y solo el PRI es el único que lo ha permitido. El 2018, sin embargo, es por ley la paridad de género en la participación comicial, pero seguramente seguirá imponiéndose el origen machista y dominador de los hombres que quieren acapararlo todo, pese a que los niveles más espectaculares de corrupción lo hayan escenificado el género masculino, sin descartar, por supuestos, casos como el de Eva Cadena Sandoval que comparada con Javier Duarte de Ochoa y su pandilla, es un alma de la caridad. Así de simple… OPINA carjesus30@nullhotmail.com