Informe Rojo
Por Mussio Cárdenas
10 de julio de 2017

 

* Audio con Tarek  * Mil millones en cajas de huevo  * Antes, los mil 300 millones para Héctor Yunes  * Robo en efectivo  * Apesta el Tribunal de lo Contencioso   * Una cuenta bancaria para sobornos  * Erick y Regina  * Operando para el yunismo azul  * Se esperan más renuncias en Morena

Sin glamur, Javier Duarte robó en efectivo y corrompió como el peor, unos mil 300 millones para el fallido proyecto de Héctor Yunes, otros mil millones —y quizá más— para el PRI nacional, para Peña Nieto, la mafia en el poder.

Usó canales financieros y naves oficiales —avionetas y helicópteros— que volaban con destino específico, un edificio de la zona conurbada de la Ciudad de México donde se empacaba el dinero a presión y de ahí al sur, a un despacho para lavar el dinero.

O más burdo, rústico, en cajas de huevo para no despertar sospechas y remitirlo a la sede priista.

Un audio, subido a redes sociales, detonado en medios de comunicación, exhibe al Javier Duarte real, el que no surca el rostro con sonrisa de orate, ni se muestra desaliñado y con barba de ermitaño, ni profiere incoherencias con menaje subliminal —“ausencia a conveniencia”, le diría a Karime Macías, su esposa, recordando la traición—, el de la naturaleza corruptora y la irrefrenable intención de embarrar.

Se revela en el audio un diálogo entre dos personajes, uno cuya voz se identifica como el ex gobernador de Veracruz, hoy en prisión, en Guatemala luego de andar a salto de mata, a horas de su extradición, y la otra sería la de Antonio Tarek Abdalá Saad, su tesorero, el de los desvíos, mínimo de 23 mil millones de pesos, hoy diputado federal con denuncias en su haber, con un juicio de desafuero que desechó el PRI, pues a los suyos, y si es un recaudador de plata malhabida, hay que encubrirlo.

Refiere el audio que, vía Tarek Abdalá, Javier Duarte haría llegar mil millones al PRI, que “no es cualquier chingadera”, entregados en cajas de huevo para camuflar el hurto.

Dice el audio, textual:

—Dígame mi Gober —preguntó Tarek.

—Oye Tarek, ¿qué pasó?

—¿Con qué?

—¿Cómo que con qué? Me están hablando del PRI nacional porque quedé de hacerles llegar los recursos, desde hace dos días y no les ha llegado nada.

—Si vi los mensajes en la mañana, pero la verdad no entendí.

—Estaba esperando a verte en la comida a  Iván  (López el excontrarlor) se le dio ese tema.

—A ver háblale a Iván, ¿Dónde está el recurso? Los mil, no es cualquier chingadera, ¡hombre!, puedo entender que se tarde, pero no que me digan que no llegó. Que sí salieron de aquí las cajas de huevo, porque si no me van a querer hacer de chivo los tamales…

—No, no, no, no, mi Gober, para nada, pues es que sí los entregamos, pues tú me dijiste que lo coordinara con Iván. Entonces yo lo vi, nos reportamos con él. De hecho hace dos días junto con las cajas.

—Por eso entonces qué pasa…

—No sé, habría que checar

—Habla con el… ¡pues no estoy pintado chingao! Ahora resulta que voy a tener que buscarlo yo. Habla con él. Ya le estamos echando la mano con las bodegas que estamos rentándole en el PRI.

—Si yo todo eso se lo digo, pero ahorita que indicación o con quien…

—Si pero ahorita va entrar Ricardo (García Guzmán, contralor del duartismo), y él no tiene porqué saber nada de este tema, a él déjenlo trabajar. Te encargo Tarek, que tengo la gente del nacional preguntándome qué pasó con el tema, pues. ¿Dónde están los mil?, cuando los resuelvas mándame a Iván por favor.

—Cuando hable con él me encargo que lleguen los mil íntegros, ni un peso menos.

Tarek Abdalá no es cualquier peón. No se sabe quién lo quiso más, si Karime Macías, la esposa del ex gobernador, su jefa en el DIF, o Javier Duarte, pero en el círculo más cercano al ex gobernador fue un todopoderoso al que sólo uno, el falso general Arturo Bermúdez, se atrevió a desafiar.

Fue un alfil en el tema financiero, el de la licuadora en la Secretaría de Finanzas y Planeación, concentrando recursos federales, aún los etiquetados, para evitar su identificación y seguimiento. Y de ahí a sus cuentas, a sus inversiones, a las tuberías de la corrupción.

Por las manos de Tarek Abdalá pasaron los millones que Javier Duarte aplicó a su modo. Y por la mente de Tarek Abdalá corrió el engaño a la Auditoría Superior de la Federación, depositando el dinero que le era requerido al gobierno de Veracruz por aplicar mal los recursos, retirándolos de inmediato, cuando aún la ASF no los había tomado.

De su faceta de engañador, Tarek Abdalá pasa a la de recaudador tricolor. Con Javier Duarte protagoniza el desvío de mil millones de pesos al PRI. Y quizá fue más.

De escándalo, pues, el audio está ubicado en 2012 cuando el líder nacional del PRI era César Camacho Quiroz y el candidato presidencial, Enrique Peña Nieto.

Coincide el diálogo con tiempos y fechas del saqueo, con aquel episodio en que fue detectada una avioneta del gobierno de Veracruz, cuyos tripulantes portaban una maleta con 25 millones de pesos en efectivo.

El 25 de enero de 2012, la avioneta matrícula XC-CTL aterrizó en el aeropuerto de Toluca. Al realizarse la revisión de rigor, fue detectada la maleta. De inmediato se procedió a confiscar el dinero y a proceder legalmente contra los tripulantes.

Provocó la caída del tesorero, Vicente Benítez, hoy diputado local, y la designación de Tarek Abdalá en su relevo, el 7 de febrero.

Asumió Tarek Abdalá esa función, relevando a Benítez, la de prodigar recursos para el PRI nacional, impulsando a Enrique Peña a la Presidencia de México, suponiendo Javier Duarte que así habría adquirido patente de impunidad.

Desde entonces fue un factor de peso en el duartismo.

Ambos —Javier Duarte y Tarek Abdalá— recorrían el río Papaloapan en su yate de lujo, un Aquariva Súper de 790 mil dólares —casi 10 millones de pesos— mientras saqueaban la finanzas de Veracruz.

Ambos —Karime Macías y Tarek Abdalá— controlaban al DIF, los negocios, la proveeduría de bienes y servicios, un año juntos cuando aún no asomaban los síntomas del fraude, ni los 41 millones de pesos observados por su desaseo.

Para uno y para la otra, para Duarte y para Karime, era la mano que estaba dispuesto a todo.

Otro episodio similar —los dineros malhabidos usados con fines políticos— fue la revelación del ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez, quien en un audio reconoce que a la campaña de Héctor Yunes Landa, Javier Duarte le suministró mil 300 millones de pesos, 600 de lo cuales serían destinados al entonces líder nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones.

A la sombra, en el penal de Pacho Viejo, acusado de trafico de influencias, abuso de autoridad y enriquecimiento ilícito, Bermúdez reveló en el curso de un interrogatorio con la PGR que en 2014 Javier Duarte instruyó a Tarek Abdalá a recolectar todo el dinero federal, incluido el del área de seguridad, y que lo concentrara en Finanzas. Bermúdez lo ignoró.

Ha de imaginar Javier Duarte que su poder corruptor, la entrega de miles de millones, tomados de las arcas del gobierno de Veracruz, al PRI y a los priistas, lo libraría de parar en la cárcel, evitar la extradición y enfrentar a la justicia.

Eso creyó.

Sin glamur, terminó entregando los millones en caja de huevo.

Archivo muerto

Con una carga de lodo se va Leonardo Cruz Casas. Y con otra peor Rafael Cadenas Mascorro. Uno y otro, presidente y secretario de la Sala Superior del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, tienen manchas y pecados indelebles, triquiñuelas y desfases con la ley, y el rechazo del titular del Poder Judicial en Veracruz, Edel Álvarez Peña. Corroído por la corrupción, ese tribunal destila pus y algo más, investigados Cruz y Mascorro por transgresiones a la ley, excediendo sus funciones, invocando atribuciones que no les confiere la norma, dilatando la impartición de justicia. Se extingue el Tribunal de lo Contencioso Administrativo y ni cómo hallarles acomodo en otras salas, quizá convertirlos en visitadores del Poder Judicial. Gravísimo lo que ahí ocurría, que hasta hay un caso en que se pactó un contrato laboral por un año a una abogada que resultó embarazada por un jurista de alto nivel, nada más para que no hiciera ruido, y el hallazgo de una cuenta bancaria donde se realizaban los depósitos de los demandantes o demandados que acordaban sentencias a su favor. Para un best-seller… Por sí sola, Regina no operaría para Yunes azul. De la mano de Erick Lagos, sí. Veleta, pues, la hija de Cirilo Vázquez Lagunes, el extinto cacique de Acayucan, ya dio signos de que juega siempre con el score o mejor no juega. Y que si hay que defender la parcela, los dineros, el poder, el color no importa. Así pues, la diputada local priista —aún priista— operó para el PAN-PRD el 4 de junio, en un acuerdo que le permite mantenerse en la línea flotación política y meter mano, vía el perredista Cuitláhuac Condado Escamilla, en la alcaldía de Acayucan, el feudo al que gobernó —mal gobernó— en los días en que Fidel Herrera era su mentor. Siendo panista, golpeó al PRI; siendo priista, golpeó al PAN, hoy, siendo yunista azul, aún estando en el PRI, le muerde la mano a la fidelidad y al duartismo que le dieron poder y solaparon sus violaciones a la ley. Sábese protegida por el dúctil Erick Lagos, diputado federal, hijo político de Fidel, operador en Acayucan y otros feudos, del secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán. Sólo de la mano de Erick Lagos, Regina Vázquez podría golpear al grupo que la protegió… Nuevas renuncias, en breve, en Morena. A la de los maestros catedráticos de la Universidad Veracruzana, Claudia González Pardo y Leonel Alejandro Ordaz Hernández, se sumarán las de otros militantes del pejepartido que emigran decepcionados por la imposición de candidatos, el cinismo y la simulación. Así llegará Morena al final de 2017, a cuestas el Caso Eva Cadena en el que los dineros provienen de “empresarios” morenistas, y las fracturas internas por la extinción de comités municipales, imponiendo delegados sin sustento en los estatutos del pejepartido. En 2018, donde Morena ganó alcaldías, bastarán tres meses para medir de qué están hechos sus presidentes municipales, si la protesta que atizará la oposición, el PRIANPRD, con marchas a diario, con reclamos por la falta de servicios que datan de administraciones priistas, son resueltos o no. Será su período de ajuste, el catalizador para ver de qué está hecho Morena el partido del Dios Peje. Mientras, la renuncias de morenistas lo van a diezmar…

mussioc2@nullgmail.com

mussiocardenas_arellano@nullhotmail.com

www.mussiocardenas.com

Foto: Informaver