La defensa de Duarte hace su trabajo, en ese afán uno de los abogados explica que el acusado se dejó crecer la barba mientras estuvo en cárcel guatemalteca pero se la rasuró para traer la cara limpia a México, símil para subliminalmente expresar la “inocencia” de su defendido, a quien la PGR acusa de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Según Del Toro, abogado defensor, en la audiencia de ayer se desvirtuaron las acusaciones contra su cliente, por su parte, la fiscalía está impedida para responder señalamientos mediáticos, pues su obligación consiste en presentar las pruebas de su acusación de manera sólida e irrebatible. Está por demás especular sobre la supuesta inconsistencia de los expedientes probatorios que la defensa señala, pues en los próximos días se estarán revelando los detalles del caso y los avances de la PGR, cuya actuación estará a la vista de todo México.