Mole de gente
Por Virginia Durán Campollo
25 de julio de 2017

El apóstol Pablo enseñó que “la fe es la certeza  de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Finalmente el criticado secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, no estaba equivocado. Pidió se le tuviera fe a la Procuraduría General  de la República (PGR), en el caso Javier Duarte.  Tenía la “expectativa segura de las  cosas que se esperan, la demostración evidente de realidades aunque no se contemplen”, según la Biblia. Así Duarte es procesado por delincuencia organizada y seguirá su proceso en el Reclusorio Norte. El juez de control Gerardo Moreno señaló que esto no  implica una sentencia condenatoria, sino que a su juicio existen indicios suficientes para suponer la participación del ex gobernador en delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Sin mayor polémica, los veracruzanos respiraron un poco. Es el inicio de un largo, cruento, costoso, complicado juicio que tenemos fe, lo lleve a prisión por muchos años. ***  Ha sido un caso muy mediático, dónde cientos de criterios han permeado. Incluso el criterio internacional, pues ha trascendido fronteras. El tema continuará dando, para muchos análisis  acertados o no. Lo único cierto es que el pueblo veracruzano, ya lo había juzgado. Que no se entendía  que ante lo evidente, los recovecos de la ley dejaban abierta una posibilidad   de  perdón, libertad, dispensa. La justicia nacional debe ser estricta y apegada a la ley, en éste caso concretamente. Es una exigencia nacional. Solo así confiaremos en leyes como las de anticorrupción. Y no es justo que los mexicanos, tengamos que pagar los excesos- como su hígado graso- que le han causado sus enfermedades. Tiene suficiente fortuna, para subsanar sus gastos médicos. *** Con toda imparcialidad, brindar reconocimiento al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares pues cumplió llevarlo a la cárcel y ya está ahí. Sabemos que le dejaron un estado en quiebra, en todos sentidos, y que no ha sido fácil. Entendemos el gran esfuerzo del mandatario y su fiscalía, a pesar de algunas omisiones. Han ido cayendo, poco a poco, los cómplices de la  banda delincuencial. A los diputados implicados, se les acaba el fuero y tendrán que responder. Este infierno aún no termina. *** Por lo pronto se logró quitarle la sonrisa burlona, cínica, indolente al enjuiciado. Karime Macías, de igual temple, deberá comparecer también. No es justo que este en Europa viviendo con esplendor- extracto de lo robado- mientras los veracruzanos, se hunden en la miseria, desempleo, enfermedades, inseguridad. Todo se vino abajo  y remontar está de lo más difícil. *** Y para las agruras del mole… usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.