En reciente convivio con representantes de medios de comunicación el alcalde electo de Xalapa respondió con un “no es asunto del ayuntamiento” a la pregunta sobre la inseguridad pública que aflige a los habitantes de la capital del estado; quizá se refirió a que el ayuntamiento de esta capital no cuenta con policía municipal porque desde tiempos de Duarte de Ochoa el gobierno estatal la absorbió. Sin embargo, la función de Seguridad Pública es una función de Estado, es decir, compete a los tres órdenes de gobierno, que Américo por comodidad la haya evadido es otro cantar; así lo establece el artículo 21 de la Constitución General, y ayer lo ratificó Osorio Chong en Chilpancingo: “Que quede claro, la potestad en materia de seguridad, está en los gobiernos municipales, estatal y la federación”.