Corre el rumor que el Instituto Nacional Electoral (INE) podría anular la elección para gobernador en Coahuila por excederse en gastos de campaña el candidato ganador del PRI. En Veracruz, en ese riesgo están 25 triunfos municipales de la coalición PAN-PRD por rebasar los topes de gastos de campaña. El IFE, antecesor del INE,  no se caracterizó por ajustarse a las sanciones por gastos excesivos de campaña, así lo comprobamos durante la campaña presidencial de 2012, cuando el Verde Ecologista cometió un sinfín de irregularidades casi de manera impune pues el castigo quedó en una multa económica, nada comparable al efecto político provocado. En esta ocasión, el INE tiene la oportunidad de demostrar su fuerza institucional y sentar importantes precedentes para la elección de 2018.