Por supuesto, ni Silvano Aureoles, gobernador de Michoacán, ni Graco Ramírez, gobernador de Morelos, ganarían una elección en la que fueran candidatos del PRD a presidente de la república; incluso están enterados que ese partido no guarda ni con mucho la convocatoria del 2006. Más aún, saben que si fueran en alianza con el PAN ninguno de ellos sería candidato. Todavía más, si el PRD compitiera solo, Miguel Ángel Mancera sería mano. Sin embargo, nada de esto los desanima y, ya por distracción, ya porque su actual responsabilidad les importa un bledo, andan muestreándose por el territorio nacional y en ese jueguito a Aureoles la convocatoria de Mireles llamando a la desobediencia lo sorprende fuera de su entidad, igual a Graco, andaba de gira por Monterrey cuando se produjo el trágico socavón del Paso Express. Con estos políticos ni a la esquina… porque se pierden.