Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
13 de julio de 2017

Sergio “El bailador” (así le dicen ahora), o Sergio Hernández Hernández, como es su nombre, sí pasará a la historia de las legislaturas del estado de Veracruz, por lo desastroso administrativamente que ha resultado su periodo, por el desvío de recursos para fines particulares, por el no acatamiento de las normas, por contratar servicios de medios de información fantasma y a precios inflados, por el pago de prebendas a diputados afines, por la falta de transparencia en el manejo de los recursos, pero sobre todo, por el sometimiento servil que tiene hacia el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares (mayuli).

En pocas palabras, por la corrupción que está mostrando y que cada día se evidencia más en la actual Legislatura dominada por el PAN y su partido de comparsa, el PRD.

La tendencia hacia los manejos oscuros lo mostró la actual Legislatura desde un principio, cuando para sacar las comisiones prefirió pactar con los diputados que antes estuvieron al servicio del fidelato, tanto que hoy son aliados bien visibles Vicente Benítez y Juan Manuel del Castillo, mientras que el coordinador de la fracción del PRI, Juan Nicolás Callejas Roldán, se pliega con frecuencia a los intereses del PAN y del gobierno del estado.

Otra muestra de que a los panistas no les importa evidenciar lo sucio de su vestimenta legislativa, fue la incorporación de Rodrigo García Escalante, a quien en la campaña el mismo mayuli llamó delincuente, junto con toda su familia.

Sergio Hernández evidenció ampliamente el uso tergiversado que hace de los recursos de la Legislatura el 27 de marzo, cuando hizo una gran fiesta en el Velódromo de Xalapa, que él dijo que no le costó mucho, pero que cálculos externos hablan de una erogación de más de 200 mil pesos, tan solo por lo pagado a la Sonora Dinamita, más otros gastos de transporte y demás para todas las personas que llevó a escucharlo en su informe de los primeros 100 días de su reinado.

CONSTRUYENDO EL DUCADO. Claro, si Mayuli construye su miyurreinato, ¿porqué no podría él construir su ducado, o marquesado legislativo?.

Ese evento Sergio Hernández lo utilizó para engrasar su “aparato” electoral en Xalapa, con el cual aseguraba que ganaría la elección, compuesto por 156 “casas de enlace”.

Sin embargo todo lo que gasta en esas Casas de enlace, y en su oficina particular, fue insuficiente, pues Ana Miriam Ferráez no pudo ganar.

Y nunca transparentó de donde salen esos recursos, aún cuando dijo que lo haría.

Desde la Legislatura también se manejan recursos para favorecer a ciertos medios informativos y para erogar cantidades hacia ciertos medios fantasma, en dinero que se desconoce cual es su destino final.

CONTRATAR MEDIOS FANTASMA. Un extraordinario trabajo de Miguel Ángel Cristiani evidenció que de los 61 medios con los que hicieron convenios, por lo menos cinco son fantasma; otros tres están ligados a diputados locales y hay casos en los que se hicieron hasta cuatro pagos a una misma empresa.

Los medios fantasma son: El Legislativo, Infoveracruz, Jarochos en Línea, Enlace Veracruz y La Coctelera, a los cuales se les pagan 98 mil 880 pesos mensuales. También está sin enlace comuninetworks.com.

En las contrataciones de medios de información, la mentira prevaleció como en muchas de las acciones de la Legislatura, pues usaron como pretexto para contratar un estudio de la Universidad Veracruzana de 2015, que además tenía errores evidentes que cualquier que trabaje en el manejo de medios de información hubiera detectado de inmediato.

Pero el coordinador de Comunicación Social de la Legislatura, Sergio Melo Hernández, aún cuando dice tener estudios hasta de postgrado, en el registro de cedulas profesionales sólo aparece una extendida como técnico en electrónica automotriz a este nombre en el CETIS 134 de Banderilla.

A Sergio Melo, a quien deberían fincarle responsabilidades por este manejo desastroso, hasta ahora ni siquiera una llamada de atención le ha hecho la presidenta de la mesa directiva del Congreso, María Elisa Manterola, lo cual significa que está de acuerdo con estos manejos inadecuados y por lo tanto que existe complicidad.

Sergio Hernández, en cambio, con todo cinismo habla de “transparencia”, pero en ningún momento asume la responsabilidad por este desgarriate, ni tampoco la traslada hacia Sergio Melo.

La complicidad entre ambos es evidente.

Las irregularidades en la entrega de contratos a medios de comunicación también incluye el que se dieron estos como prebendas a ciertos diputados locales, entre ellos Fernando Kuri, coordinador de la exigua bancada rosa o “juntos por Veracruz” o como se llame ahora, quien es dueño del el periódico El Mañanero, en Acayucán, que no tiene circulación y menos presencia real, pero que sin embargo recibe la mayo cantidad de todos los medios, 70 mil mensuales; también está Juan Manuel Unanue Abascal, panista, amigo cercano de Sergio Hernández, y según versiones socios en algunos negocios, con su pagina noventaminutos.mx, la cual apenas si registra movimiento aún cuando está enfocada a cuestiones deportivas y para el área de Boca del Río, de cuyo ayuntamiento también recibe publicidad; lackoctelera.mx, es de Jazmín Copete Zapot, coordinadora de la fracción del PRD y la pagina no registra movimiento desde abril, pero aún así cada mes le pagan religiosamente lo correspondiente al convenio que le dieron.

¿Ésta es la transparencia que pregona Sergio Hernández?.

Más bien estas son muestras de la transa, el amiguismo, el tráfico de influencias, el pago de prebendas, el mal uso de los recursos públicos y de desfachatez y cinismo.

La información sobre los medios de información también evidenció que los recursos de la Legislatura se usan para financiar proyectos políticos, como la candidatura de Ana Miriam Ferráez, postulada por el PAN-PRD para la presidencia municipal de Xalapa, pues a la empresa de su familia le dieron cuatro convenios:

Avan Radio Xalapa, por 46 mil 400; Avan Radio Radiorama Veracruz, 39 mil 875; Avan Noticias, 108 mil; y a eldemocrata.com.mx, 23 mil 200 pesos.

Los favoritismos también se evidencian con la entrega de recursos a dos portales con baja presencia, pertenecientes a Antonio Pino Aguilar, expresidente de Canacintra Xalapa y apoyante del PAN: buzonxalapa.com y sinformato.mx, al primero le dan 17 mil 400 pesos, mientras que el segundo recibe 15 mil pesos.

En este rubro también hay cantidades que no se define su destino y solo se mencionan como “otros” con montos de 8 mil hasta los 20 mil pesos.

En la lista de entregas de dinero, también están medios que no tienen la mínima presencia en Veracruz, como la “Revista Raíces” que se autodefine como “una revista inmobiliaria de bienes de lujo, diseñados para el más exigente gusto”; tal vez Sergio Hernández está pensando hacer alguna compra de este tipo en la Ciudad de México, Puebla o Querétaro, que es para donde está dirigida.

IRREGULARIDADES MÚLTIPLES DE SERGIO HERNÁNDEZ. Ninguno de los diputados dijo conocer este manejo, lo cual evidenció el poco interés mostrado en las cosas de la Legislatura, siempre que les tengan sus prebendas a tiempo.

La diputada María Josefina Gamboa, durante el proceso para la entrega de estos convenios nunca estuvo atenta, pero ahora reclama airadamente.

Otra evidencia de los malos manejos administrativos en la Legislatura del estado fue la acusación que Cinthya Lobato le hizo directamente a Sergio Hernández, cuya grabación después filtró a las redes sociales, levantando un fuerte escandalo por las acusaciones de que el dinero lo utilizan para fiestas y mujeres que le consigue el director de administración Carlos Fuentes.

Nunca, pero nunca, aclararon este punto.

Un escándalo más, que demuestra que la Legislatura actual esconde la información, surgió el martes 11 de julio cuando Bingen Rementería del Puerto evidenció que los diputados reciben más de 100 mil pesos al mes, al retar a la también legisladora, Tania Carola Viveros, de Morena, a donar esa cantidad mensualmente a la instancia que ella designara.

El porta de Transparencia de la Legislatura sólo menciona 58 mil pesos mensuales como sueldo de los diputados,

¿Cuánto gana realmente un diputado?.

Tania Carola en una conferencia de prensa el 12 de julio, para rebatir lo dicho por el panista,  mencionó que la dieta (o sueldo de los diputados) son 58 mil pesos mensuales, más un bono de 40 mil pesos para gestión, otro de 45 mil pesos para subsidio y comisiones,  pero además hay 100 mil pesos de un bono extra por fracción parlamentaria, confirmó.

A esto le hizo falta el monto se le da a los diputados por presidir comisiones, sobre todo las ordinarias, que es por lo que son tan peleadas.

Además sin poderse contabilizar, también están los cochupos y prebendas que reciben muchos diputados.

Por eso es que Bingen está dispuesto a a deshacerse de 100 mil pesos mensuales.

Y bueno, si Bingen, que es un diputado nada más, puede desprenderse de esa cantidad sin ningún dolor, ¿de cuanto serán los ingresos de Sergio Hernández?, los reales, no los que dice tener.

En los escándalos de la Legislatura están también el viaje a España que realizó Mariana Dunyaska junto con un grupo de “emprendedores” de la zona de Boca del Río, casualmente, pero que era un encuentro de “autoridades locales”.

El viaje lo pagó –aparentemente- la Legislatura del estado, con autorización de Sergio Hernández.

Lo servil de la Legislatura, y de Sergio Hernández hacia Yunes Linares, se muestra en que a Sergio Rodríguez, del PRD, le quitaron la comisión de Hacienda por pedir que se defina el presupuesto del gobierno del estado para este año.

La propensión a actuar con prepotencia y oscurantismo, también se mostró en el caso de Walter Ramírez, a quien le impidieron el acceso a la Legislatura argumentando normas inexistentes y procedimientos irregulares.

Así pues, Sergio Hernández si pasará a la historia de la Legislatura del estado, pero por todas las irregularidades que ha hecho.

Más las que se acumulen.