¿Quién no recuerda a Lino Korrodi en su función de recaudador de fondos para aplicarlos a la campaña de Vicente Fox a la presidencia de la república en 2000? ¿Cómo olvidar la furiosa campaña que el fundador de “Los amigos de Fox” emprendió contra el señor de las botas en reclamo porque no le cumplió sus expectativas? Ese episodio de la vida política de México está muy fresco en la memoria colectiva y no evita el asombro que causa la incorporación de Korrodi a MORENA. Como Gran jurado de la honra política de los ciudadanos de este país, el Gran censor sobre lo que está bien y está mal en la política de México (bien si se le apoya, mal si se va en sentido contrario), Andrés Manuel le perdona a Korrodi su pasado: “todos cometemos errores, en la vida se vale rectificar”, sentencia el Peje. A manera del “Dejad que los niños se acerquen a mí”, López Obrador acepta las adhesiones porque está en periodo de sumar, si el voto lo favorece entonces empezará a restar tirando lastre por doquier, uno de ellos sería Korrodi.