Los Beceiro no sienten la tempestad por eso ni se hincan; abrirán gasolinera en Xalapa

Mientras Juan Antonio Nemi Dib sigue prófugo, sudando las de Caín, perseguido hasta por su propia consciencia, sus amigos los Beceiro no sienten la tempestad por eso ni se hincan. De acuerdo con algunos informantes Andrés Beceiro Delfín, empresario farmacéutico en los tiempos de Fidel Herrera y de Javier Duarte, tiene ya la concesión para abrir una de las primeras gasolineras que no serán de la paraestatal PEMEX.

Al parecer Andrés Beceiro juntó parte, sólo parte de sus ahorros y los invertirá en esa empresa filial de British Petroleum.

Cabe mencionar que hace unos meses los Beceiro, restauranteros parientes del diputado Jorge Carvallo, también metidos a empresarios farmacéuticos, fueron encontrados en la investigación de medicinas clonadas, como responsables de vender ese tipo de seudo medicamentos al Sector Salud de Veracruz.

Por supuesto lo hicieron con la complacencia de las autoridades de Salud, poniendo en riesgo la vida de miles de veracruzanos a quienes les era recetada esa medicina apócrifa. Dentro de la investigación también se descubrió que los Beceiro vendían más cara su cuestionada medicina.

Para los Beceiro no ha habido sanción alguna, sólo se les cerró la puerta para que sus medicamentos no sigan llegando a los enfermos de Veracruz.

Sin embargo, el daño que hicieron es irreparable. Se espera que dentro de la investigación que se le sigue a Juan Antonio Nemi Dib, cliente constante de los restaurantes de los Beceiro (hasta la cartera le robaron en uno de ellos), saldrán más datos sobre estos empresarios que siguen abriendo negocios como si nada hubiera ocurrido.

Mujeres priistas se inconforman ante la posibilidad de que Anilú Ingram pueda ser senadora

Un grupo de mujeres priistas se comunicó con la redacción de este portal para señalar su inconformidad ante la posible candidatura de Anilú Ingram para el Senado.

Para estas priistas que han estado trabajando duro para sacar adelante su partido el PRI, les parece que ya basta de estas “reinis”, que sin méritos políticos han accedido a puestos de poder. La encargada de enviar la misiva dice conocer bien la historia de Anilú porque “yo lo vi, yo estuve cerca observando cómo estas princesitas se rieron de todos nosotros y se siguen riendo, cuando a mi partido se lo está llevando la tostada”.

Este grupo de mujeres señala en una carta que nos hicieron llegar que pocos se acuerdan que Anilú Ingram “pasó de ser Reyna del Carnaval de Veracruz, hasta convertirse sorpresivamente en presidenta del Congreso Local de Veracruz y hoy delegada de la Sedesol en Veracruz. Quienes conocen a la exlegisladora local y fracasada candidata a diputada federal por el distrito de Veracruz, aseguran que la única gracia que tiene Anilú (aparte de ser bella) fue ser ‘amiga íntima’ del gobernador Javier Duarte durante mucho tiempo, después del romance que mantuvo con el entonces secretario particular y empresario Harry Grappa.

En los pasillos de Palacio de Gobierno también se sabía que Anilú fue amante de Vicente Benítez durante 5 años, el mismo fue quien se la presentó a Javier y la “madrota” de toda esta sinvergüenza, era la propia madre de Anilú, doña Ana María Vallines Casares, quien quiso tapar todo este pasado desastroso de su hija casándola con Daniel Carballal”. Y la carta continua…

De cómo Anilú Ingram llegó a ser presidenta del Congreso de Veracruz en los tiempos de Duarte

La airada carta que nos envían las mujeres priistas continua: “La historia se remonta a la campaña de Fidel Herrera, donde Anilú Ingram, de forma similar a Corintia Cruz, inició en la política al desempeñarse como coordinadora juvenil en la precampaña y campaña del “gobernador fogoso”, ahí conocería a otro de sus “affaire”, el hijo menor de Fidel Herrera.

Posteriormente, Anilú en ese entonces fue presentada al candidato Javier Duarte, quien después de probar sus dotes, la traspaso a su equipo cercano en el equipo de Gina Domínguez como “relacionista pública” y encargada de radio de la Coordinación de Comunicación Social, cargo que ocupo para maltratar a sus empleados y despedir a otros varios trabajadores con varios años en esa área…

En ese entonces, la campaña a gobernador del 2010, NADIE sabía qué hacía Anilú, pues solo se le veía pavonearse en escote, minifalda y altas zapatillas, por los eventos proselitistas, sin embargo, todos los del equipo cercano del candidato a gobernador Javier Duarte tenían la consigna de NO meterse con ella pues como ella misma lo decía “era carne del gobernador” y lo sería de su sucesor.

Después ya como presidenta de la Mesa Directiva de la LXIII Legislatura del Estado, la diputada Anilú Ingram Vallines conoció a importantes funcionarios del gobierno federal para después intercambiar teléfonos y concertar citas y de ahí saltar a otros importantes puestos”.

 

Armando Ortiz                                                           aortiz52@nullhotmail.com