En MORENA se hace realidad el mensaje bíblico “dejad que los niños se acerquen a mí” pues, siguiendo su labor como mesías redentor de México, López Obrador acerca a quienes le son útiles para realizar su propósito de vida que es el de llegar a la presidencia de la república. En esa lógica acepta la incorporación de Lino Korrodi a su equipo, este empresario es muy conocido por su estrecha cercanía con Vicente Fox con quien tuvo ríspido rompimiento. En 2010, Jesús Ortega, entonces dirigente del PRD y la dirigencia perredista en Tamaulipas se reunieron con Korrodi para diseñar su candidatura al gobierno de esa entidad, pero, como lo pública Bajo Reserva en El Universal: “la postulación no se concretó, entre otras razones por el rechazo interno —por cierto, de ex perredistas que hoy están en cargos directivos de Morena-…”, es decir porque López Obrador y compañía se opusieron. Pero el tiempo borra los pecados del mundo y siempre hay otra oportunidad, según López Obrador.