Debe reconocerse que es ardua la tarea encomendada al Fiscal General pues es arduo confeccionar en tiempo perentorio el gran número de carpetas de investigación contra quienes mostraron irregular desempeño en el sexenio encabezado por Javier Duarte de Ochoa. Así, en paquete, esta semana se detuvo al empresario César Augusto Morando Turrent por fraude de 72.5 millones de pesos en contra del gobierno del estado; a Isaías Alonso Salas, por el delito de fraude e incumplimiento de un deber legal, cuando se desempeñó como subdirector administrativo de la Comisión de Espacios de Salud; y está pendiente ejecutar orden de aprehensión contra el ex Secretario de Salud, Juan Antonio Nemi Dib, porque, previsor, se amparó para evitar ser detenido por su presunta responsabilidad en los delitos de abuso de autoridad e incumplimiento de un deber legal en lo que mucho tiene que ver el asunto de las empresas fantasmas. Y aún hay más.