A diferencia del sector de la construcción, que transita por una severa crisis por la ausencia de obra pública, los despachos de abogados litigantes en materia penal y civil deben permanecer muy ocupados ante la demanda existente, pues más de un centenar de colaboradores cercanos a Duarte de Ochoa tramita amparos al por mayor, bajo la figura de “persona de identidad resguardada”. El trabajo seguramente tomará mayor vigor cuando traigan a Duarte a México, pues muchos involucrados en sus irregularidades, ex diputados, empresarios, serán ventaneados y se verán obligados a buscar refugio jurídico. Todo, por el polvo de aquellos lodos.