Después de abandonar la bancada perredista en el Congreso local para adherirse al grupo mixto “Juntos por Veracruz” al diputado Sergio Rodríguez su partido, el PRD, le acerca la lumbre y está iniciando un proceso de expulsión, en cuyo caso quedará en despoblado, y a cielo abierto con los antecedentes que lo acompañan corre serios riesgos políticos. Y ahora ¿quién podrá salvarlo? Si antes no se le aparece el chamuco, dentro de un año estará a punto de abandonar la seguridad que le otorga el fuero, entonces aquilatará la pertenencia a una mafia, la misma que lo hizo diputado pero la soberbia lo desmemorió y ahora tendrá que enfrentar el “fuego amigo”, ¿qué se comió?