Rusia- 2017-07-3109:54:34- Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFOEl presidente ruso, Vladimir Putin, anunció que 755 trabajadores de la embajada y los consulados de Estados Unidos en Rusia -entre personal diplomático y técnico- deberán cesar su actividad a partir del próximo 1 de septiembre.

“Más de mil funcionarios, entre diplomáticos y personal técnico, trabajaban y aún trabajan en Rusia (para la embajada de Estados Unidos). Ahora 755 deberán cesar su actividad”, dijo Putin en una entrevista a la cadena de la televisión estatal rusa “Rossia”.

Moscú exigió a Washington igualar su representación en este país a los 445 funcionarios rusos que trabajan en Estados Unidos, en respuesta a la expulsión de 35 diplomáticos rusos de Estados Unidos en diciembre del año pasado.

Además, el Ministerio de Exteriores ruso anunció que desde el próximo 1 agosto la Embajada de Estados Unidos no podrá utilizar unos almacenes en la capital rusa ni tampoco la mansión de que dispone en Serebrianyi Bor, una elitista zona de descanso en Moscú.

Opciones

Putin advirtió de que Rusia tiene un “gran espectro” de posibilidades para responder al último paquete de sanciones aprobado por el Congreso de Estados Unidos.

“Tenemos mucho que decir y hacer en muchos ámbitos de cooperación bilateral (con medidas) que perjudicarían a Estados Unidos. Pero no creo que debamos hacerlo. A día de hoy, estoy en contra”, subrayó el mandatario ruso.

Pero al mismo tiempo, agregó, “si el daño ocasionado a Rusia por los intentos de presionarla llega a ser equiparable a las consecuencias negativas por restringir nuestra cooperación, estudiaremos otras medidas”.

“Habíamos esperado mucho tiempo para ver si algo mejoraba, teníamos esa esperanza. Pero visto lo visto, si algo cambia no será pronto”, dijo Putin en referencia al proyecto de ley de sanciones aprobado en Estados Unidos y que aún debe ser ratificado por el presidente de ese país, Donald Trump.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha advertido de que la UE responderá a Estados Unidos en caso de que la nueva ley contra Rusia afecte a sus intereses