Desde el gobierno de Guatemala es iterativa la advertencia sobre el peligro que acecha a Javier Duarte respecto de un posible atentado en su contra. No debe tomarse a la ligera esa información porque quien estuvo al frente del gobierno de la entidad veracruzana de 2010 a 2016 cometió atropellos financieros que solo contando con la complicidad política de otros niveles de gobierno pudieron habérseles permitido, fue sin duda una indecorosa relación que a no pocos ahora preocupa. “Dios mediante y sin ninguna novedad, el lunes estaremos haciendo todo el proceso del traslado del reo hacia República de México”, dice el presidente de Guatemala, para el que Duarte ha sido un presidiario incómodo, no cabe duda.