No se escucha muy bien el gobernador cuando asegura que las ejecuciones de ahora “no alcanzan a ser tan insostenibles como en diciembre pasado”, tal vez queriendo mandar un mensaje subliminal sobre mejoras en ese ramo. No convence, sin embargo, porque en realidad el ambiente de inseguridad allá en el Norte actualmente es palpable y que el hecho de haber inaugurado las modernas instalaciones para el ejército en Tempoal no se ha traducido en mayor seguridad. Acerca de los 12 millones de pesos recibidos por Fidel en su campaña al gobierno tampoco resuelve nada, porque si bien el cuenqueño ya no aparece por ningún lado, en nada alivia a la población saber de la impunidad que lo protege.