Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz
06 de julio de 2017

El mayor pecado de Juan Antonio Nemi Dib fue la soberbia, el último de los pecados capitales, pero según la teología católica, el más serio, pues de este se originan los demás. La soberbia se define como un sentimiento de valoración por encima de los demás. Una de las constantes quejas de Juan Antonio Nemi era que se le pusiera en el mismo nivel que aquellos que saquearon Veracruz. Su orgullo, materia prima de la soberbia, no lo podía permitir, sobre todo porque él aseguraba ser inocente. Su discurso siempre fue ese: Yo no participé en nada, yo no firmé nada, a mí me quitaron todas las atribuciones administrativas, yo sólo veía pasar el dinero. Juan Antonio siempre se sintió inocente, y hasta el último día lo sostuvo. Para él las acusaciones que se le hacían eran parte de una conspiración mediática que buscaba responsabilizarlo por acciones que él no había cometido. No obstante, cuando se demostraba que sí había una investigación sobre su actuar en la Secretaría de Salud y después en el DIF Estatal, Nemi Dib nunca se salió de su papel de inocencia. Su soberbia no le permitía aceptar ninguna responsabilidad. Él no era como sus compañeros de gabinete, él sí había ocultado todas las huellas de su crimen; pero ya vemos que no.

No le servirá su amparo a Nemi, sí hay orden de aprehensión; no se le pude detener, pero tiene que comparecer

Por supuesto que hay una orden de aprehensión en contra de Juan Antonio Nemi Dib, exsecretario de Salud, exdirector del DIF, exparticular de Javier Duarte. La orden deriva de la omisión que como secretario de Salud cometiera, pues se reporta que la Secretaría a su cargo no actuó ni sancionó al empresario César Morando Turrent, quien tenía la obligación de construir la Torre Pediátrica en Boca del Río. Por supuesto que Juan Antonio Nemi Dib está amparado, sin embargo, después de consultar con uno de los mejores abogados de Veracruz, sabemos que si bien ese amparo suspende cualquier detención en su contra, por el momento, Juan Antonio Nemi Dib está obligado a comparecer ante un juez de control para conocer sus cargos, y a sujetarse a la medida cautelar que pida la Fiscalía; que suponemos será prisión preventiva al menos por un año. En caso de que Nemi Dib no acuda a la comparecencia ante el juez, la suspensión concedida mediante su amparo deja de surtir efectos y se le podría detener inmediatamente tan pronto se le encuentre.

Purga en SSA, detienen a Isaías Alonso, el de las licitaciones

El mismo día que se diera a conocer la orden de un juez para la detención de Juan Antonio Nemi se logró la captura de Isaías Alonso Salas, ex subdirector administrativo de la Comisión de Espacios de Salud, el funcionario que se encargaba de las licitaciones para la construcción de clínicas y hospitales. A este sujeto lo detuvieron cerca del Congreso del Estado. Se le acusa de abuso de autoridad e incumplimiento de un deber legal. Era de esperarse esta purga en la Secretaría de Salud, una de las dependencias con más observaciones por parte de la Auditoría Superior de la Federación, pero sobre todo una de las dependencias de gobierno más sensibles, pues la corrupción, la ineficiencia o la omisión por parte de los funcionarios de esta dependencia pusieron en riesgo la vida de millones de veracruzanos. Poner en su lugar a estos sujetos que abusaron de su autoridad o se corrompieron contratando empresas fantasmas, era una de las mayores exigencias por parte de los veracruzanos que durante más de una década hemos tenido que soportar de pésimos servicios de salud.

 aortiz52@nullhotmail.com