No es mucho lo rescatable de la comparecencia de Téllez Marié ante la Comisión de Seguridad Pública del Congreso local, porque referirse a los millones de dólares que supuestamente recibió Fidel Herrera para su campaña electoral en 2004 y al desinterés y complicidad de Duarte de Ochoa por combatir el crimen ya resulta un lugar común condenado por la opinión pública veracruzana y sujeto al veredicto de los tribunales de justicia. Poco dijo de lo que podemos esperar los veracruzanos en materia de Seguridad Pública durante el gobierno de la alternancia y prácticamente quedamos en las mismas; quizás lo más relevante fue conocer sobre los 2 mil 300 millones de pesos de déficit que le heredó la anterior administración a ese sector, un recurso destinado a la capacitación policial que, como vemos, fue desviado hacia otros propósitos y quien debe explicarlo está internado en Pacho Viejo.