Xalapa- 2017-07-1912:04:54- Jesús Ruiz/ Sin cambiar el discurso de responsabilizar de la inseguridad que existe en el Estado a las pasadas administraciones estatales, el secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marie, acudió a comparecer al Congreso del Estado ante la comisión de Seguridad Pública.

En el Palacio Legislativo culpó de la inseguridad que existe en Veracruz a las pasadas administraciones estatales de Fidel Herrera y Javier Duarte.

Así, el funcionario retomó el discurso del gobernador del Estado, Miguel Ángel Yunes Linares, quien achaca a dichos gobernantes de los principales problemas que existen en la entidad.

Al ofrecer un diagnóstico, se refirió a tres factores afirmando que la primera causa de la violencia es que el ex gobernador, Fidel Herrera Beltrán, desde su campaña política como candidato recibió por concepto de financiamiento 12 millones de dólares de “Los Zetas”.

“Esto se encuentra documentado en una corte penal en la ciudad de Austin, Texas”, expuso el funcionario estatal.

Al respecto, Téllez Marie dijo ante los legisladores que el dinero que recibió el ex mandatario del PRI fue con el compromiso de que cuando llegara al cargo facilitaría la entrada del grupo delictivo, con la orden determinante de dejarlos actuar “de manera libre y sin molestarlos”.

“Narcotráfico, cobro de piso y secuestro estuvieron tolerados, originando que los cuerpos policiacos fueran terriblemente contaminados al grado de que algunos elementos actuaron por orden directa de los jefes de plaza de dicho cartel realizando detenciones de sus rivales”.

El secretario sostuvo que esto permitió el crecimiento desmesurado de Los Zetas que ampliaron su cobertura en todo el Estado, incrementándose los índices de violencia, las ejecuciones, los secuestros y el cobro de piso.

Como segundo factor que a su parecer influye de forma determinante en la violencia actual se dio durante la administración de Javier Duarte de Ochoa, gobierno que lejos de combatir a la delincuencia “también se coludió”.

“Esto originó enfrentamientos entre miembros de la delincuencia organizada, que se han ido incrementando con el paso del tiempo.

“Independientemente de ello de manera arbitraria decidió desaparecer 23 mandos municipales y sus policías en los municipios y zonas conurbadas de mayor importancia, lo que generó un desequilibrio en el combate a la delincuencia”.

Recordó que la seguridad pública está a cargo de los tres órdenes de gobierno y los policías municipales son uno de los pilares de la delincuencia, por lo que todo el peso de la lucha contra el crimen del orden común y federal recayó en el Estado y la Federación.

Además, como tercer factor señaló el crecimiento desmesurado del robo y comercialización de combustible, el segundo ingreso en importancia de los carteles, ocasionando un deterioro a las finanzas públicas federales, convirtiéndose en una de las causas generadoras de violencia.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO