Línea Caliente
Por Edgar Hernández*

¡Tiene demasiados frentes abiertos y la ciudadanía

lo observa ya no con mucho agrado!

 

Los más están ciertos que es mejor trabajar en el compromiso de rescatar a Veracruz de la peor crisis económica y de seguridad que vive en su historia, que seguir jugando a las venganzas, persecuciones y cárcel  fallidas, así como el extermino del priismo.

Hay coincidencia en el imaginario colectivo manifiesto a través de la opinión pública, que “ya chole” con estar todos los días anunciando que va por Karime, por Fidel, por Rosa, por Tarek, por Silva, por Noemí, por Nemi, por el Fisculín y por localizados periodistas criminalizados de manera por demás abusiva por su gobierno.

Habrá que entender que el ánimo social generado por la cascada de amenazas y promesas de cárcel de Miguel Angel Yunes Linares contra los saqueadores de Veracruz, al paso de los meses se ha convertido en una burleta.

Y es que en los hechos se observa que salvo el “general” Arturo Bermúdez, a quien tiene bajo siete llaves en Pacho Viejo, sólo puros charales ha llevado a prisión.

Ni Gina levantó el morbo colectivo por más que le endilguen miles de millones de pesos desviados por la vía de las empresas fachada.

En paralelo lo del “cisne” Alberto Silva Ramos no levantó el escándalo esperado. Por el contrario, solo mereció el rechazo de la opinión pública nacional por la carpeta mal integrada y la censura del propio Congreso Nacional.

Este fin de semana el diario “El Universal” confirma lo publicado en este mismo espacio hace un par de días sobre lo “endeble” de la solicitud de desafuero contra el ex vocero de Javier Duarte misma que será enviada a la “congeladora”.

Escribe el influyente columnista Ricardo Alemán que “Las carpetas con la acusación no están bien integradas y ni siquiera están completas… los expedientes están hechos al vapor”.

Y remata señalando que los delitos por los que se le acusa al legislador veracruzano son menores y no provocarán su encarcelamiento.

Pero no solo eso, la Cámara de Diputados, ante el “regaño” de Yunes por no permitir el desafuero de Tarek descalificando el amparo sumado a lo de Silva, habrá de manifestarse en las próximas horas de manera categórica contra el mandatario y su Fiscalía.

El presidente de la Sección Instructora del Congreso de la Unión, el diputado Ricardo Ramírez Nieto, acusó hace algunas semanas al Fiscal  Jorge Winkler, “de obstruir la acción de la justicia por ocultar y distorsionar la información que tenía sobre el amparo que protege al señalado (Tarek) de la acción de la justicia”.

Y hace unas horas se manifestó de nuevo ante la reiterada solicitud de desafuero de parte de Winkler por lo que la próxima semana lo hará de manera oficial por escrito incluyendo el caso Silva.

El punto, sin embargo, regresando al tema inicial, es la incontenible furia desatada a partir de una serie fotográfica publicada por el acreditado portal “versiones.com” donde se ve al cachorro del gobernador, Fernando Yunes Márquez, departiendo con los Zetas.

El enojo del mandatario lo llevó a buscar al  responsable de la filtración.

¿Es que fue Fidel el maloso?… “Pues voy a llevar a la cárcel”… ¿No, no: fue Alberto Silva el filtrador?.. “Voy a exigir su desafuero, ahora por desvío de mil 400 millones de pesos o mejor por cuatro mil millones”…

Pero hay quien dice que fue la diputada Noemí Guzmán “Pues la Fiscalía ya tiene lista la solicitud de desafuero”… Pero, no se equivoquen el filtrador fue Tarek –a ese que se trae en salsa-… “Pues vamos a insistir ante la Cámara de Diputados en una nueva solicitud de desafuero”… Y de paso hay que llevar a la cárcel a los periodistas enemigos del gobierno “les vamos a sembrar armas y drogas” para meterlos a Pacho.

¿A los periodistas, a quiénes?

¿A los de “Al Calor Político”, a los que cubren la nota roja en Boca del Río, a los que todos los días lo critican, a los Ginos, a los que le “inventan” historias, a los que se meten con Miguel y Fernando?

Y así hasta el infinito.

Total que en el solar veracruzano desde el primero de diciembre del año anterior hay mucho desmadre. Es la lucha de todos contra todos o mejor dicho de Yunes Linares contra todos.

Hasta con los suyos.

En horas de la mañana de este sábado tumba sin avisarle a la tremebunda Clementina Guerrero para designar a Guillermo Moreno Chazzarini como nuevo titular de la Secretaría de Finanzas, quien recibe al estado en quiebra y con un acrecentado descontento social.

Nombra asimismo como Contralor General a Ramón Tomás Figueroa Piñera, olvidando que éste fue denunciado en el año 2005 ante el Congreso de la Unión por tráfico de influencias en favor del hijo de la entonces primera dama Martha Sahagún, a quien entregó contratos –CORS-163-00 y COPS-069-98- por 24 millones de pesos provocando quebranto además por 200 millones de pesos.

En Paralelo y ante la furia de una semana negra, maniobra para echar a la basura al diputado local Sergio Rodríguez Cortés, aliado perredista en el Congreso estatal al retirarlo arbitrariamente de la Comisión de Hacienda y mandarlo a la Comisión de Asuntos sin Importancia.

La respuesta del legislador no se hizo esperar:

“El gobierno de Yunes no transparenta el ejercicio de los recursos públicos, se entromete en el poder legislativo y no se ve el cambio”. Revela además que el gobierno está ejerciendo recursos sin la revisión del Congreso “finanzas está operando de manera ilegal”.

¿Qué pasa en Veracruz?

A estas alturas de la crisis, cuando estamos en las puertas de la hambruna generalizada, en momentos en que se necesitan empleo e ingresos, todo es pleito.

Se entiende que a partir del primero de diciembre del año pasado el tema sería el rescate de Veracruz no el mitote mediático.

Era reconstruir sobre las ruinas no para estar en guerra todos los días. El compromiso era garantizar la seguridad no aliarse contra los quienes la generan en contra. El reto era levantar la economía y transparentar el manejo del erario no paralizar las oficinas y sumar legiones de desempleados.

A Veracruz no le conviene que su gobierno siga distanciado con la federación por el tema de la violencia e irregularidades financieras. Tampoco depender del temperamento del gobernador que a cada lance de ira incendia y destruye todo lo que encuentra a su paso.

¿No sería mejor tranquilizarnos y sumarnos en favor de la unidad veracruzana?

Hoy urgen la concordia, el trabajo común y dejar que la justicia la federal y estatal actúen ya que nada, de verdad, nada se puede hacer cuando se preferencia el berrinche.

Son tiempos de reconciliación no de exterminio.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo