Con asombro y burla la gente observa la piñata de Javier Duarte de Ochoa que se ha comenzado a comercializar en negocios de la ciudad, pero éstas representan un éxito pues se venden de tres a cinco por día.

Así lo dieron a conocer empleados de una dulcería que también vende esas piñatas en el centro de la ciudad, quienes refirieron que han llamado mucho la atención de la población adulta.

“La gente las mira con asombro y les causa mofa. Algunos dicen: ¡qué bueno, por rata!”, comentaron.

Señalaron que estas piñatas les comenzaron a llegar desde hace aproximadamente una semana y han causado gran expectación entre la gente, pero también se venden bien.

Comentaron que su precio es de 100 pesos y ven que se las llevan personas adultas que les dicen que las van a usar en alguna reunión o hasta para tenerlas en su casa como curiosidad.

Diariamente, mencionaron, se acercan muchas personas a verlas, se ríen, y preguntan cuánto cuestan, aunque no todas las compran, pero se nota que les llaman la atención.

La piñata, de un Duarte sonriente, despeinado, y deteniendo un cartel en el que se leen las palabras que emitiera recientemente: “Paciencia, producencia, verbal contingencia, presencia ¿o ausencia?, según conveniencia”, es lo que adquieren los ciudadanos como adorno, broma o pegarle hasta romperla.